jueves, 19 de febrero de 2009

44. Una adolescente de mirada triste.

Imágenes de la psiquiatría” además de ayudar a poner en orden el material iconográfico que he ido atesorando con el tiempo y de abrirme a nuevos contactos personales y trabajos fotográficos desconocidos, me está sorprendiendo con algún que otro imprevisto colateral. Y son precisamente esas inesperadas ocurrencias las que hacen la tarea más humana y vibrante para mí.

Hace unos días recibí un mensaje acompañado de una foto. Me lo enviaba Ana, a quien no tenía el gusto de conocer, explicándome que fue tomada hacía unos años en Mozambique. Se trataba de una muchacha adolescente, una de tantos niños y niñas huérfanos del Sida que deambulan solos, que viven en la calle. Aclara que la hizo un compañero, cámara de TVE, durante un rodaje de trabajo. No me dice el nombre del autor, tanto él como ella consideran que es más respetuoso no firmar las fotos, ya que los únicos dueños de su imagen son ellos, los protagonistas. Ana se reconocía impresionada por la mirada, por eso me la enviaba, para compartirla conmigo.


La imagen resulta inquietante sin duda, esa mirada y semblante te interroga y confronta. Pensé que me gustaría incluirla de alguna forma en el blog, aunque de entrada me parecía complicado al no ser una imagen directamente relacionada con la enfermedad mental. Aún así, me autoconvencí, no sería difícil establecer un vínculo a través del sufrimiento que sin duda suponen para ella la orfandad y la pobreza, acercándola inexorablemente a la depresión, toxicomanía, ansiedad o cualquier otro cuadro “diagnóstico”. Llamaríamos así la atención no sólo sobre los cuadros psiquiátricos más graves, sino también sobre los adaptativos y secundarios a los sucesos vitales adversos. En este caso hacia un tipo de sufrimiento psicológico que difícilmente ha de tener solución a través de psicoterapias o psicofármacos, siendo la justicia social su principal prevención (y posiblemente la única), componente esta fundamental de lo que llamamos psiquiatría social y comunitaria.

Por este motivo, pedí a Ana que me contara algo más de la imagen:

Esta adolescente seguramente hoy está muerta. La foto fue tomada en el año 2004 en Maputo (Mozambique). Es una niña más entre los 600.000 huérfanos del Sida que viven en ese país africano. Es la imagen del desamparo. Su mirada es impresionante, sus ojos observan la cámara desde la tristeza infinita.

Y los que no creemos en Dios, necesitaríamos creer que nadie va a abandonarla en la calle, que no va entrar en las redes de la droga y la prostitución… pero no, todos sabemos que seguramente hoy ya está muerta, o incluso algo peor. Porque no siempre la muerte es lo peor.

Nota.- Hay una novela maravillosa del premio Nóbel japonés Kenzaburo Oé, que se titula “Arrancad las semillas, fusilad a los niños”. Unos pocos niños, durante la Segunda Guerra Mundial, son evacuados de un reformatorio de la ciudad a una aldea pérdida en las montañas, y en todas partes serán cruelmente tratados por los adultos. La violencia de los hechos narrados corta hasta las yemas de los dedos al pasar las páginas, pero la belleza de las palabras de Oé, su hermosa poesía, lo convierte en un libro único
".

De ella misma me dice que es periodista, que ha trabajado una pila de años en TVE, tanto en producción como en programas culturales de “la 2”. En estos momentos tiene algún proyecto en ciernes relacionado con la enfermedad mental, motivo por el que se topó con psiquifotos. Estoy seguro que aún sin conocernos tenemos en común algo más que el apellido, gracias Ana.