jueves, 16 de abril de 2009

58. 40º Aniversario del Hospital de Zamudio.

El Hospital de Zamudio celebra su 40 aniversario y para ello nada mejor que aprovechar las próximas "XI Jornadas de rehabilitación psicosocial y atención a la enfermedad mental grave" (7 y 8 de mayo de 2009), un encuentro ya clásico en el panorama asistencial de nuestro entorno.

Pero empecemos la historia por el principio. Bizkaia siempre fue deficitaria en camas psiquiátricas donde acoger a sus enfermos mentales. Muchos de ellos fueron recluidos en el cuarto de detenidos, como el caso de la joven aquejada de locura, que en 1848 y tras 4 meses de encierro fue trasladada a Zaragoza por un carretero que cobró 760 reales por el servicio. Las primeras camas de las que tenemos noticias estaban ubicadas en el Hospital de Atxuri, debiendo, sin embargo, ser enviados la mayoría de enfermos fuera de la provincia (Valladolid, Zaragoza...).

Primer Hospital de Bilbao en Atxuri. Los pacientes mentales tenían vetado su ingreso en los hospitales generales. Entrado el S. XIX se atendían aquí un pequeño número de enfermos, no mayor de seis, "en observación". Departamento que fue cerrado en 1887.

En 1892 se solicitó por parte de la Diputación terrenos para la construcción de un manicomio que hiciera innecesarios esos traslados. Bermeo respondió a la solicitud, inaugurándose su hospital en 1907 con 100 camas. Años después, en 1923, seguiría la apertura de un nuevo establecimiento en el anterior balneario de Zaldibar, que acogió a las enfermas de Bermeo que para 1924 ya tenía 400 camas (aquellos que deseen ampliar algo más la información acerca del devenir de estos hospitales, así como desarrollos posteriores, pueden consultar el resumido Cronicón que mantengo en la página de OME-AEN).

Aún así, el crecimiento de Bilbao y municipios limítrofes, bien pronto aconsejó contar con camas más cercanas al domicilio de los pacientes, además de ampliar el número de las existentes. López Albo, psiquiatra director de Zaldibar hasta 1928 y presidente de la Asociación Española de Neuropsiquiatría entre 1930 y 1935, propuso la construcción de un gran hospital psiquiátrico de 3.000 camas con el fin de acoger a la totalidad de enfermos mentales del País Vasco y provincias limítrofes.

Algo más tarde, a propuesta del Dr. San Sebastián, se limitó el número de camas a 1.000, eligiéndose terrenos de Zamudio y Derio (hoy Derio) para su construcción, iniciada finalmente en 1932. El esperado “Hospital de Zamudio” (por cuya denominación incluso litigaron ambos municipios de Derio y Zamudio, llegándose a cruzar apuestas entre la población) no llegó nunca a terminarse.

Noticias de 1933. Apuestas. Derrumbamiento de un pabellón.


Mientras tanto, sus pabellones fueron dedicados a pintorescos usos alternativos (almacén de maquinaria, viviendas de transeúntes, secadero de tabaco, vaquería, fábrica de armas, taller de bicicletas), siendo incluso bombardeado durante la Guerra Civil.

Bombardeo durante la Guerra Civil y Bomberos, 1937.

Los edificios, conocidos en el entorno como “el manicomio”, siguieron semiabandonados durante la década de 1940, cuando el Dr. Bustamante (quien posteriormente sería primer director médico del nuevo hospital) aconsejó una Unidad de Psiquiatría para el Hospital de Basurto y una Clínica en Deusto, siendo contrario al proyecto del macrohospital de Zamudio. Este último fue finalmente reconvertido en lo que conocimos como Seminario de Derio y ocupado más recientemente por un más prosaico “Arteaga Centrum”.

1951.

Como alternativa, se eligieron entonces nuevos terrenos cercanos, esta vez ya en lo que hoy sigue siendo término municipal de Zamudio y el 7 de septiembre de 1968 se inauguraba un flamante “Instituto Neuropsiquiátrico Nicolás de Achúcarro”, actual Hospital de Zamudio.

Las crónicas de la época así nos lo relatan: El Ministro de la Gobernación, don Camilo Alonso Vega, acompañado de los directores generales de Política Interior, don José de Diego; Sanidad, doctor don Jesús García Orcoyen; Guardia Civil, en aquella ocasión don Antonio Cores, y de Carreteras, don Pedro Areitio, quien se encontraba, por otros motivos, en Vizcaya, presidió el día 7 de septiembre, con asistencia de todas las primeras autoridades provinciales y locales, Corporación Provincial en Pleno, jerarquías, personalidades e invitados, la inauguración oficial del pabellón de Laborterapia en el Sanatorio Psiquiátrico de Bermeo; el Instituto Neuro-Psiquiátrico “Nicolás Achucarro”, en Zamudio –estas dos realizaciones fueron inauguradas por la mañana-, y el pabellón de Rehabilitación Motriz y Psico-Social del Sanatorio Marino de Górliz, hacia las seis y media de la tarde.

El señor Ministro, en sus detenidas visitas a estas instalaciones, de las que ofrecemos los más sobresalientes detalles en nuestra “Crónica Provincial” al final de este número, dialogó cariñosamente con los enfermos acogidos en ellas y con el personal sanitario, demostrando un interés enorme por todos estos aspectos de la beneficencia y de la asistencia social. Interés demostrado de manera palpable y elocuente durante su interesantísima intervención en el acto inaugural de la popularmente llamada Clínica Mental de Zamudio, en la que pronunció un amplio discurso el presidente de la Corporación Provincial, Marqués de Arriluce
".



Maceros de la Diputación, a la puerta del Instituto Neuro-psiquiátrico “Nicolás de Achúcarro”, el día de la inauguración.



Monumento al Dr. Achúcarro, obra de Agustín de la Herrán. El autor escribió lo siguiente en 1968: "Las proporciones de este monumento están pensadas para verse a distancia y para ser colocado en el centro de la pradera que hay frente al edificio. Altura total 3,00 ms. El autor ha tenido presentes las observaciones del arquitecto de la obra, D. Emiliano Amann y del neurocirujano, D. José Luis de la Herrán, ya que la alegoría que va junto al retrato representa el dolor humano, y hay en ella unas formas estilizadas de neuronas; y ha utilizado documentación facilitada por D. Severiano Achúcarro en la realización del retrato".



DISCURSO DEL PRESIDENTE

El Presidente de la Diputación, entre otras cosas, dijo: “En el mes de abril del año pasado, con motivo de la Constitución de la actual Corporación, la Diputación de Vizcaya señalaba sus actuaciones en materia de política asistencial, sanitaria y social, comprometiéndose a acometer su plena reestructuración no sólo por lo que se refería a la mejora de edificios e instalaciones, sino prestando la máxima atención a la formación del personal necesario para los mismos. Un objetivo concreto que entonces se destacó fue la inauguración en 1968 de la Clínica Mental, cuyas obras empezaron en 1959 y que por una serie de vicisitudes no habían sido terminadas.

Es pues éste un día de gran alegría para la Diputación, no sólo por haber cumplido metas ya determinadas, sino por la confianza de que estamos en vías positivas para lograr los restantes objetivos”
.



"Zamudio ofrece esta bella perspectiva de su Instituto Neuropsiquiátrico "Nicolás de Achúcarro""





LA CLINICA MENTAL

La Clínica Mental de Zamudio, arquitectónicamente, es una obra realizada de acuerdo con las técnicas más avanzadas en la terapéutica de las enfermedades mentales. Construida sobre 8.000 metros cuadrados, aproximadamente, y en forma de doble cruz muy abierta por estimarse que es la que mejores condiciones reúne de funcionalidad, circulación interior y orientación, así como para facilitar ulteriores posibles ampliaciones en cualquier sentido. Con una capacidad aproximada de cien camas puede dividirse en cinco zonas:

* Zona clínica en la que están incluidos los servicios administrativos, despachos medicos, salas de reconocimiento y tratamientos, rayos X, laboratorio y servicios quirúrgicos.
* Zona de hospitalización, distribuida en dos plantas: para hombres y para mujeres.
* Zona de residencia en cada una de las tres plantas: La primera para médicos internos; la segunda, para enfermeras, y la última, para religiosas y personal de servicios generales.
* Zona de los servicios de alimentación, entretenimiento, lavado y planchado de ropa, garaje, etc.
* Zona destinada para los servicios religiosos, sala de visitas, así como salón de conferencias.

Casi la tercera parte de los dormitorios están dotados de solana propia y algunos, incluso de baño independiente. Cada sección dispone de sus comedores, club y departamento de laborterapia. Todos los bloques para la construcción de los forjados del piso son de material poco pesado y de un gran coeficiente de insonorización y aislamiento. Para la renovación del aire, en la parte inferior y superior de las habitaciones se ha instalado un sistema de rejillas que trabajan merced a las diferencias de densidad del aire.

Se han estudiado y adoptado mil y un detalles de acuerdo con las más modernas concepciones y con los criterios expuestos tanto por los técnicos nacionales como extranjeros que la han visitado.











Sala de espera del Instituto.











Laboratorio de análisis clínicos.







FUNCIONAMIENTO INICIAL

En un principio, las actividades de la institución, no van a ser todas las proyectadas debido al cumplimiento de las normas de austeridad dictadas. Así, en una primera fase, se pretenden iniciar las actividades dispensariales, las asistencias ambulatorias diurnas y sólo para el supuesto de urgencia algunas camas del hospital de noche. Al mismo tiempo se pondrán en funcionamiento los departamentos de exploraciones auxiliares, especialmente, electroencefalografía convencional, radiodiagnóstico y análisis de Laboratorio. También se procurará que la terapia ocupacional y las psicoterapias de grupo e individual, comiencen sus actividades rápidamente. EI resto de las actividades vinculadas al establecimiento se programaran para el año 1969, sistema de puesta en marcha paulatino que favorecerá la perfecta iniciación y desarrollo de cuantas actividades han de converger en la asistencia siquiátrica plena que la Diputación de Vizcaya prestará en esta nueva institución.




Hall de entrada al Instituto.

Unidad de electro-encefalografía y ecoencefalografía.

Unidad de Medicina Interna (rayos X, E.E.G., etc.).

Terapia ocupacional. Objetos diversos realizados por los enfermos.

Otro "nacimiento", tras el reciente "nacimiento" del Instituto neuropsiquiátrico. El pie de foto dice (click para ampliar): "Un momento de la entrevista, presidido por las doctoras, jefa de Terapia Ocupacional, asistentes sociales y personal auxiliar, todas ellas jóvenes y guapas que prestaron al reportaje la extraña mezcla de alegría y responsabilidad en su meritoria tarea, pese a sus pocos años". Hierro (Diario de la tarde), 21-1-1971.

Terapia ocupacional – Carpintería.

Terapia ocupacional – Pintura.

Terapia ocupacional – Pintura al aire libre.

Terapia ocupacional – Carpintería.

Terapia ocupacional – Cerámica.

Actividad terapéutica: paseo de los enfermos.


SU NATURALEZA

Hay que señalar destacadamente la naturaleza hospitalaria de esta institución que es el núcleo vital de la organización asistencial psiquiátrica de la Diputación Provincial y en la que por su carácter abierto y no reclusivo podrá realizarse el ingreso del enfermo sin necesidad de ningún requisito administrativo, llevándose a cabo la rápida hospitalización de enfermos mentales agudos, que sometidos a un tratamiento intenso y precoz se curan en crecida proporción. También serán tributarios de ella los enfermos curables a corto plazo, los epilépticos leves, varias formas de neurosis, determinadas situaciones mentales de fácil eliminación y todos aquellos psicópatas que sin necesidad de internamiento seguirán los cuidados y atenciones que se les indiquen, efectuándose una labor profiláctica y curativa a un tiempo. En esta clínica en que las estancias serán cortas, por regla general, además, con el objetivo de evitar y reducir el tiempo de las permanencias, se organizarán los llamados Hospitales de noche y de día.

Indudablemente su acción en perfecta coordinación con los demás Sanatorios Psiquiátricos Provinciales y con la labor dispensarial realizada en los consultorios, permitirá encauzar la asistencia psiquiátrica de la Corporación Provincial dentro de las modernas concepciones terapéuticas en su procedente aplicación a Vizcaya.

Esta institución, que lleva el nombre del Insigne neurólogo vizcaíno doctor don Nicolás Achúcarro, es el actual exponente y gran manifestación de la profunda dedicación que destaca y matiza toda la actuación asistencial, sanitaria y social de la Diputación de Vizcaya y que en el aspecto psiquiátrico recibe, si cabe todavía, una atención más especial, fundada en el alcance y gravedad de las repercusiones individuales, familiares y sociales que la enfermedad mental produce en Vizcaya.



Y una vez visto y comprobado tan magno y ansiado alumbramiento, todavía se está a tiempo para inscribirse en las Jornadas y festejar el aniversario. Los organizadores lo agradecerán.

Psiquifotos tampoco puede dejar pasar la oportunidad y estará presente con una proyección continua de imágenes de época de nuestras Instituciones psiquiátricas.



BIBLIOGRAFIA.





Villanueva Edo, A. La asistencia psiquiátrica (capítulo 5 del libro "Siete siglos de medicina en Bilbao"). Servicio central de publicaciones del Gobierno Vasco. Vitoria, 2000: 130-148. Texto accesible aquí.



Benguría, R. 1930-1950. El manicomio que no fue. En Barroso, A., Benguría, R., Santamaría, I. ¿Qué pasó con el seminario de Derio? De manicomio a Arteaga Centrum. Historia de un edificio. Archivo Histórico Eclesiástico de Bizkaia. Bilbao, 2004.





Markez, I. Incertidumbres asistenciales. De manicomio a Seminario de Derio. Norte de Salud Mental, 2007, 29: 124-128. Accesible aquí.




Prieto, C. El Ministro de la Gobernación inauguró tres nuevas realizaciones de la Diputación. Vizcaya. Revista de la Excma. Diputación provincial. nº 20; 1968. Acccesible aquí.

Prieto, C. La gran Jornada del 7 de Septiembre. El Ministro de la Gobernación inauguró el pabellón de laborterapia en Bermeo; el de rehabilitación motriz y psico-social en Górliz y el Instituto Neuro-Psiquiátrico “Nicolás Achúcarro” en Zamudio. Vizcaya. Revista de la Excma. Diputación provincial. nº 20; 1968.






González Guija, A. El instituto neuropsiquiátrico “Nicolás Achúcarro” y su primer director, Mariano Bustamante. En Bustamante, M. Estudios sobre neurobiología, neurología y psiquiatría. Publicaciones de la Excelentísima Diputación de Vizcaya, 1976. p. 721-748. Accesible aquí.