jueves, 28 de mayo de 2009

70. Las fotos como fuente de datos para el análisis histórico.

En la entrada 39 ya hicimos referencia a un artículo sobre la utilización de la imagen médica como documento para la construcción de la historia de la medicina, así como una propuesta metodológica para su análisis en cuatro ejes diferentes. Aquí ampliaremos esa perspectiva con otra propuesta, en esta ocasión mediante el estudio por niveles de las imágenes, desde lo más evidente a lo más particular.

El artículo, de George W. Dowdall y Janet Golden, defiende la utilización de fotografías como fuente de datos informativos para el análisis histórico de tipo sociológico. Para ello se apoyan en un estudio más amplio del desarrollo social de un gran hospital mental estatal norteamericano. Tras recoger unas 800 imágenes fotográficas de época, los autores seleccionaron 343 de ellas (la tabla de la cabecera de esta entrada recoge un resumen de las mismas). Para su estudio progresivo en niveles de mayor profundidad proponen entonces lo que denominan el "análisis estratificado" como la mejor estrategia para la interpretación de esas imágenes fotográficas.

Desde este punto de vista y aún reconociendo posibles sesgos derivados de la supervivencia o destrucción selectiva de un tipo de imágenes particulares, las fotografías serían una ventana al mundo real institucional, el de la rutina de su día a día, mejor en ocasiones que las propias tablas estadísticas y números. A continuación veremos algunos de los ejemplos propuestos en el trabajo según el nivel de análisis estudiado.

EVALUACIÓN: Comparación entre los datos escritos y visuales.

El análisis se iniciaría con una primera evaluación tomando en cuenta las imágenes en su contexto social e histórico y, a continuación, comparar los datos visuales con los datos administrativos y otras fuentes escritas o verbales. La cuestión en esta fase es la verificación mutua y correspondencia entre las diferentes fuentes de datos.


Exterior del edificio administrativo y pabellones interconectados en 1900.

Esta imagen presenta una visión más real de la relación entre el hospital y su entorno. Pacientes varones recogiendo heno en la granja del hospital, con las torres de la iglesia del pueblo vecino al fondo.

Hombres reparando zapatos en los talleres del hospital.

Mujeres trabajando en la lavandería de la institución.



INVESTIGACIÓN: temas de la colección como globalidad.

Un segundo nivel de análisis, que denominan investigación, se centra en la recogida de imágenes de un determinado lugar, para examinar la prevalencia de determinados temas y patrones en la colección como totalidad. Por ejemplo, encontrando diferencias entre lo que denominan “cultura del trabajador” y “cultura del paciente”.

Un pasillo bien amueblado, iluminado y con plantilla en un pabellón de mujeres en los primeros años del hospital.

La masificación a principios del siglo XX hizo que los pasillos se utilizaran como salas.

La plantilla hospitalaria ganadora de la Liga Industrial de Buffalo en 1924.

Enfermeras y cuidadores podían relajarse en esta pequeña cafetería a mediados del S. XX. Un fugaz vistazo al mundo laboral de la plantilla.

Una enfermera atiende a un paciente encamado en un pabellón geriátrico masificado.

Pacientes y plantilla masculina jugaban al billar, parte de la vida segregada por sexos.

Pacientes y plantilla femenina comparten tareas como el coser.

Dos generaciones de enfermeras en el hospital.

Esta imagen desenfadada de dos jóvenes enfermeras nos da una imagen menos dramática del trabajo en la enorme institución.

El superintendente posando con la plantilla de enfermeras.



INTERPRETACIÓN. Entendiendo las imágenes individuales.

El tercer nivel de análisis sería lo que denominan interpretación, la “descripción profunda” durante la cual el investigador centra su atención en las imágenes individuales y hace un esfuerzo para explicar cómo perciben las personas involucradas el contexto y significado de las escenas representadas.


Inactividad forzada: pacientes apiñados en un porche cerrado.

Vista exterior de los porches añadidos al edificio original para mitigar la masificación.

Fotografía de un periódico denunciando la masificación en un pabellón de pacientes problemáticas.

Algunos de los hombres forzados a ensartar cuentas, algunos simplemente permanecen sentados.

Ceñuda Pasividad, sin el orgullo por el trabajo realizado.

Para los ancianos, el cuidado custodial a menudo significaba el confinamiento en camas apiladas entre si.


Todas las imágenes son propiedad de Buffalo Psychiatric Center, llamando la atención la inexistencia de fotografías de cualquier otro tipo de terapia más allá de la ocupacional o recreativa.

Aquí no podremos explicar mucho más de las detalladas descripciones y análisis de cada una de las imágenes presentadas como ejemplos. Estas a menudo nos revelan puntos de vista diferentes de aquellos referidos por gestores y responsables administrativos en memorias y discursos diversos. Quien esté interesado en descubrirlo, tendrá que echar una ojeada al documento original.


BIBLIOGRAFIA.



Dowdall, G. W. Photographs as data: an analysis of images from a mental hospital. Qualitative Sociology, 1989; 12 (2): 183-213.



Dowdall, G. W. The Eclipse of the State Mental Hospital. State University of New York Press, 1996. Incluye, con ligeras modificaciones el artículo anterior en las páginas 114 a 138. Parcialmente accesible aquí.