lunes, 28 de noviembre de 2011

206. Relato de una inspiración y un proyecto psiquifotero.

La entrada de hoy tiene para mí un significado especial. No hay duda de que lo más importante de ella es que habla del resultado de un proyecto psiquifotero especialmente interesante, como enseguida tendremos la ocasión de comprobar. Pero, además, es que Neus Alonso Gómez, su realizadora, me dice que psiquifotos le ayudó de alguna manera en su consecución.
Corría el verano de 2010 cuando intercambiamos algún mensaje, en el que me anunciaba que estaba inmersa en el proyecto final de sus estudios de fotografía en la EASD (Escuela de Arte Superior y Diseño) de Valencia. Algo que pensaba desarrollar en ASIEM (Asociación para la Salud Integral de personas con Enfermedad Mental), aprovechando también así toda su potencialidad en el trabajo de voluntariado que realizaba desde tiempo atrás.

Hace todavía pocos días me sorprendió otro mensaje suyo en el que me anunciaba: Cartas al imperio de la cordura es un libro compuesto por diez cartas manuscritas realizadas por personas con enfermedad mental que desean expresar sus sentimientos a la sociedad. Las imágenes fotográficas acompañantes pretenden reforzar el mensaje que cada autor desea comunicar. Los bocetos previos a estas escenificaciones han sido supervisados en todo momento por sus autores, quienes se han interpretado a sí mismos posando ante la cámara”.


No tengo ni que decir que me hizo una gran ilusión, y esperé con interés poder ojear el resultado final. Cuando pude hacerlo, la sorpresa por la calidad de la propuesta y gran nivel estético y conceptual de las imágenes logradas, me hicieron alegrarme doblemente por el fortuito encuentro con Neus. Le pregunté entonces por alguna explicación más que me ayudara a entender mejor el proyecto y me contó:

“Por el momento no dispongo de medios para imprimirlo en papel… Lo realmente importante es que esas cartas sean leídas por el mayor número de personas posibles…. Nunca pensé que este proyecto pudiera convertirse en la experiencia más relevante de mi vida. Sin embargo, así es. De hecho, el término "proyecto" no hace justicia a lo que hoy estimo como una lección de existencia.

En cuanto a cómo empezó todo… Recuerdo el momento en que tomé conciencia del problema de incomunicación que sufren las personas con enfermedad mental. Fue una tarde en que crucé la plaza de la Virgen de Valencia. Llovía. La plaza estaba desierta. Tan solo había un grupo de cinco personas situadas justo en el centro. Sostenían una cinta verde y alzaban dos pancartas. En una de ellas podía leerse: "sin salud mental no hay salud". La otra decía: "los locos no queremos estar solos".

Allí estaban, con la mirada perdida en medio de la lluvia, en un anhelo desesperado de contacto humano. Caminando hacia casa, la frase resonaba con insistencia dentro de mi cráneo, al tiempo que observaba la expresión de las personas que se cruzaban a mi paso. De nuevo esa mirada ida, ausente.

Los locos no queremos estar solos, los locos no queremos estar solos...

Esa misma noche me soñé a mí misma en aquella plaza. Medité mucho. Presencié un conflicto directamente ligado al alma humana. Una cuestión social, una necesidad.

Como fotógrafa, considero que mi profesión consiste en impulsar valores humanos mediante la comunicación visual de aspectos internos. Y a ello deseo dedicar mi vida. Sé que las personas implicadas en este puente comunicativo han volcado toda su energía en la esperanza de ser escuchadas. Realmente me alegro de haber descubierto un canal de comunicación, vehiculizado por mi oficio -la fotografía- y que me ha ayudado a ampliar mi visión del mundo, mi comprensión de la naturaleza humana y a crecer como persona.


Y para explicar el desarrollo concreto de la experiencia escribía:

“El proyecto está realizado íntegramente en la ciudad de Valencia. Gracias a psiquifotos pude conocer la relación entre fotografía y enfermedad mental a lo largo de la historia, comprobando que, en la mayoría de casos, las personas afectadas no tomaban decisiones sobre el acto fotográfico. En el año 2008 me incorporé al equipo de voluntariado de ASIEM. Allí encontré el apoyo de los compañeros que me han permitido desarrollar este trabajo.

Bajo el enunciado ¿qué te gustaría transmitir a la sociedad? recibí una cantidad importante de escritos. Diagnósticos, fármacos, estigmatización social, soledad... aparecían constantemente. Los textos que aparecen en el libro son representativos de una realidad común. El siguiente paso fue elaborar una interpretación visual para cada texto, previo acuerdo con cada autor. Una vez el boceto era aprobado realizábamos los ensayos. Posteriormente preparaba el atrezo, vestuario, localización, etc.


Y como la entrada ya está resultando un poco larga, quedémonos ahora a la espera de la “exposición virtual” que seguirá en la próxima entrada con los resultados de “Cartas al imperio de la cordura”. De verdad que valdrá la pena la espera.






-----oOo-----



Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.