jueves, 24 de enero de 2019

365. Un sanatorio para eterómanos.

Conservo un pequeño tríptico publicitario de un sanatorio, de esos que he ido coleccionando como ejemplo de psiquifotos de tipo publicitario. Realmente no es gran cosa comparativamente con algún otro que he incluido anteriormente en el blog, pero, el otro día, repasándolo visualmente caí en cuenta de un detalle que creo puede interesar o sorprender a un gran número de amigos psiquifoteros.


El tríptico en cuestión es la publicidad del Sanatorio de la Sagrada Familia, emplazado en el lugar más higiénico de Alcalá de Guadaira (Sevilla), tal y como proclama orgullosamente. Dedicado a todo tipo de enfermedades nerviosas y mentales para ambos sexos, presume de personal competente y ducho en tratamientos modernos, todo ello en un entorno de bellos jardines y olivares. En definitiva, nada que pueda sorprendernos de un panfletito destinado a llamar la atención de la clientela potencial para la clínica, y que a mí solo recientemente acaba de llamar mi atención por el curioso detalle que explicaré más adelante.

Así que primero un poco de paciencia y fijémonos en su aspecto más formal.

Impreso en papel-cartón (14 x 9 cm. plegado), en su interior, incluye tres vistas de sus instalaciones. Una vista del patio de varones, una parte de jardín,y la casita dedicada como departamento de mujeres que, por si alguien albergara dudas, se encontraba totalmente separado del de varones.




En su exterior, da noticia de una serie de informaciones prácticas de interés para posibles clientes. La información general a la que aludíamos antes, referencias acerca de su médico director, así como los horarios de visita para familiares con una curiosa redacción.






Horario de visitas, refiriéndose a los pacientes ingresados como "nuestros" enfermos (y no los de las familias a las que se dirige). No en vano el nombre del sanatorio.

Ocupándome ya de lo que decía llamó mi atención, en la información general vemos que la clínica, junto a la enfermedades mentales, estaba especialmente dirigida al tratamiento de las adicciones, citando expresamente a morfinómanos y eterómanos.

Supongo que cuando hablamos de "morfinómanos" la mayoría conoce que así nos referimos a aquellas personas que han desarrollado una dependencia a la morfina, potente analgésico derivado del opio, precursora en cierta manera de la heroína, cuyos devastadores efectos conocemos actualmente mejor.

Sin embargo, el término "eterómano" (sin "h") creo no está tan divulgado, pudiendo pasarse de corrido sobre la palabra al leer el folleto, como mucho sobreentendiendo que puede tratarse de algún exótico diagnóstico pasado ya de moda y de vete tú a saber que significado. Sin embargo, la propia palabra lleva implícita la respuesta de qué es a lo que alude, es decir "persona habituada a ingerir o inhalar éter, con objeto de experimentar sensaciones de euforia y de exaltación de ideas que ese líquido produce". Un hábito, la eteromanía, relativamente extendido sobre todo a principios del siglo pasado.

El éter es un compuesto químico orgánico, que en su formulación como éter etílico se utilizó de forma extensa como anestésico a partir de mediados del S. XIX, lo que supuso un gran avance en odontología y cirugía. Sin embargo, sus propiedades psicotrópicas, similares en cierto modo al alcohol, hicieron que pronto pasara a utilizarse también como droga recreativa, cuyo uso, en algunos lugares, vino incluso propiciado por algunos movimientos por la templanza, como forma de limitar el consumo de bebidas alcohólicas.


Su utilización con estos fines se realizaba en forma inhalada o bebida. En este caso, debido a algunas de las características físico químicas de la propia sustancia,tales como su bajo punto de ebullición (34'6 º, justo por debajo de la temperatura corporal) y su muy alta inflamabilidad, hacía que su consumo revistiera una técnica y precauciones particulares.

El punto de ebullición más bajo que la temperatura corporal, condiciona que en contacto con la temperatura de la boca, el éter líquido pasa con rapidez de estado líquido a gaseoso, lo que dificultaría su ingestión. Por ese motivo se acostumbraba a beber, previa y posteriormente, un trago de agua fría, para reducir así la temperatura de las mucosas, además de ayudar con el acre sabor que deja. Pero eso no impide que a su llegada a la cavidad estomacal el éter se gasifique, generando una importante cantidad de gas que busca su escape por arriba, con potentes y ruidosos eructos, y más tarde por abajo, con sus previsibles consecuencias.Teniendo en cuenta la alta capacidad de ignición del éter, he leído en algún lugar, se añadía el alto riesgo que sus consumidores tenían si uno de esos sonoros regüeldos eran descuidadamente dirigidos hacia una llama cercana. Afortunadamente, otra de las propiedades del éter en estado gaseoso es ser más denso que el aire, con lo que el gas con rapidez cae hacia el suelo, alejando así ese peligro potencial.

Sin lugar a dudas un curioso comportamiento el del producto, pero también toda una particular serie de efectos sobre los eterómanos, cuyas reuniones, o "guateques de éter", tuvieron que ser, cuando menos, peculiares.


Fiesta de éter. Alemania, 1847


BIBLIOGRAFIA.


Calwell, William. Ether drinking in Ulster. Br Med J. 1910 Aug 13;2(2589):387-89.








-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright. Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La cultura general, término desdeñosamente usado como lugar común, se beneficia con este tipo de información que puede acrecentar el bagaje de conocimientos de cualquier persona sin necesidad de una especialización. Gracias por una información tan entretenida.

Ander Retolaza dijo...

Muy bien, Oscar. Entretenido y con buena información. Como siempre. Gracias por tu blog.

Unknown dijo...

Me ha alegrado mucho ver esta información del sanatorio de mi abuelo paterno. Gracias por compartirla.
En cuanto al comentario sobre adicciones,muy interesante y bien traído,nos hace recapacitar sobre la debilidad del ser humano en todos los tiempos.
Cristóbal Zaragoza Castelló

Oscar Martínez Azumendi dijo...

Muchas gracias por el comentario. Me alegra saber que puede resultar de interés. Si conserva imágenes de la institución o del trabajo desarrollado por su abuelo y quisiera compartirlas, estaría más que encantado de poder complementar la entrada con ellas.