jueves, 15 de abril de 2010

134. Arte de locos.


Y ya que venimos hablando de exposiciones y pinacotecas psiquiátricas, me viene a la cabeza otra. Claro que hay muchísimas, aunque habiendo crecido con ellas y por tanto considerándolas algo “normal” nos pasan en general desapercibidas. Con la que me voy a referir voy a intentar poner en perspectiva el interés que encierran este tipo de muestras.

El llamado Art Brut (termino popularizado por Dubuffet alrededor de 1945), del que los enfermos mentales son los creadores por antonomasia, es un concepto de muy reciente aparición en la historia del arte. Y es hace menos de un siglo que el psiquiatra Prinzhorn, en 1922, reuniera en el museo del Hospital de Heilderberg más de 5.000 obras de paciente psiquiátricos. El interés por las producciones artísticas de los enfermos mentales tiene sus primeros referentes en algunos autores de finales del S. XIX, pero con un mínimo impacto profesional y mucho menos social.

Será principalmente a partir de los autores arriba citados cuando despegue el interés por explorar las producciones artísticas como una forma de conocimiento del inconsciente enfermo y la conveniencia de ofrecer actividades ocupacionales y expresivas a los pacientes mentales, además del valor artístico, e incluso económico, de muchas de esas producciones (esto quizás también propiciado por una cierta mitificación social de lo espontáneo e incomprensible). Todo ello hace que en las últimas décadas asistamos a un progresivo interés por exponer este tipo de producciones, también como forma de superación del estigma y reconocer la individualidad e idiosincrasia de sus creadores, por supuesto.

Pero como me pasa con otras ramas del conocimiento y práctica psiquiátrica, la labor de “Imágenes de la psiquiatría” no es profundizar académicamente en los diversos temas tratados (la mayoría de los cuales, como el que ahora nos ocupa, solo conozco superficialmente), sino simplemente aportar testimonios fotográficos como ejemplos o simples curiosidades, así que no sigamos más por ese camino.

Si tenemos que citar alguna, ya anteriormente, en la entrada 113 hablamos de una sorprendente exposición para su época que tuvo lugar en Madrid en 1935, muy pocos años después de la muestra de Prinzhorn en Alemania. Las entradas 30 y 50 son otros ejemplos recientes. La exposición “Pinacoteca psiquiátrica en España (1917-1990)”, que acaba de reeditarse en Elche (16 abril - 13 junio) es un compendio antológico de diferentes experiencias españolas desde 1919. A nivel mundial, serán legión los posibles ejemplos. Y aquí aparece la que hacía referencia al principio de esta perorata.

El 24 de octubre de 1938, la revista LIFE se hacía eco de una exposición con la siguiente cabecera:

El Gobierno de los Estados Unidos y el Hospital Bellevue exhiben arte de pacientes mentales.

Apuntando a la percepción popular de la producción artística de las vanguardias artísticas como obras de locos, el artículo explica la experiencia artística desarrollada en Bellevue durante 3 años con el apoyo gubernamental de la “Work Project Administration”. Parte de los trabajos realizados en las llamadas clases de arte, que tenían un objetivo más médico que artístico según explica el artículo, fueron expuestas en la muestra de la WPA que tuvo lugar en Nueva York.

Desafortunadamente para los amantes de las psiquifotos, el artículo incorpora muy pocas de ellas, aunque sin duda con un importante valor documental. Hay que imaginarse que están publicadas en 1938, cuando la mayoría de los enfermos mentales graves estaban aislados de la población general por altos muros y oscuras leyendas. La aparición de imágenes de este tipo, nada amenazantes y con el aval del WPA (proyecto de recuperación económica iniciado por Roosvelt), tuvieron que ser sin duda de cierto impacto. Similar, al menos, al que parece produjo al periodista constatar que a los pacientes les gustaba pintar y se mostraban sensibles a la crítica, así como que algunos pacientes en las clases de baile (con las enfermeras, ¡cuidadín!) mostraban un sorprendente ritmo y gracia (menos mal que no hacían bailar a los psiquiatras, ¡con toda su gracia y su sal!).






A falta de más fotos documentales, el reportaje incluye un mayor número de reproducciones de las obras pictóricas expuestas, por lo que espero se entienda la licencia que me tomo al duplicarlas también aquí para aprovechar la entrada (al fin y al cabo son reproducciones fotográficas ¿no?).












BIBLIOGRAFIA.


Life Magazine. U.S. Government and Bellevue Hospital exhibit art of insane patientes. LIFE, 24 octubre 1938. 5(17): 26-27.

Hernández Merino, A. Piqueras, N. Pinacoteca psiquiátrica en España. 1917-1990 (Catálogo de la exposición). Universitat de Valencia, 2009. Accesible aquí.




Polo, C. Pinacoteca psiquiátrica en España. 1917-1990. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiquiatr. 2010; 30 (105): 173-175. Accesible aquí.















-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.



4 comentarios:

Blog salud mental dijo...

http://blogsaludmentaltenerife.blogspot.com/search/label/taller%20de%20pintura

oscarmar dijo...

¡PRECIOSÍSIMOS "psiquicuadros" musicalizados! Gracias, de verdad.

Juan M. Vazquez e Idoya Jarabo dijo...

Hola,en uno de los enlaces de la revista de la asoc. esp. de neuropsiquiatria se menciona Vigo como una de las ciudades del itinerario de la exposición. Tienes información al respecto sobre fechas posibles?.
Gracias.

oscarmar dijo...

Me dicen que al principio se hicieron todas las gestiones posibles para que así fuera. Pero no habiendo respuesta institucional, parece ser no habrá exposición en vuestras bonitas tierras. Una pena, sin duda.