lunes, 12 de abril de 2010

133. El grafitero del manicomio de Murcia.

En alguna entrada anterior ya dimos cuenta de la interesante y exhaustiva exposición: “Pinacoteca psiquiátrica en España (1917-1990)”, comisariada por Ana Hernández que consiguió recoger en ella una preciosa colección de producciones artísticas realizadas, a lo largo de nueve décadas, por enfermos mentales en diversas instituciones españolas.

El interés de la muestra viene certificado por el acuerdo de colaboración que la Universidad de Valencia firmó con Caja Madrid para su difusión posterior tras la clausura que tuvo lugar el pasado 24 de enero. Fruto de esa firma es la reedición de la misma en el Centro Municipal de exposiciones de Elche (Alicante), del 16 de abril al 13 de junio de 2010.

Dentro de poquitos días tendremos allí la oportunidad de volver a contemplar unas históricas psiquifotos de la colección del Dr. Lafora, de quien ya conocemos su interés por la fotografía de las entradas 89 y 114, y que probablemente le fueron posibilitadas por el Dr. Román Alberca Lorente, Médico Director del Manicomio Provincial de Murcia, quien en 1941 conferenció sobre “Las raíces irracionales de la concepción artística” en la Sesión de apertura de curso en la Academia de Bellas Artes de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Murcia mostrando su interés y conocimiento acerca de la producción artística de los enfermos mentales. Son unas curiosas imágenes, reproducidas también en el catálogo de la Exposición, que pedí a Ana se animara a explicar con mayor detalle para los lectores del blog. Gracias a su buena disposición, hoy podemos disfrutar no sólo de las imágenes, sino de una interesante explicación de las mismas.

En la búsqueda de obras para la exposición Pinacoteca Psiquiátrica organizada por la Universidad de Valencia visité al hijo del Dr. Gonzalo R. Lafora y me mostró la carpeta con los dibujos que conservaba de la colección de su padre. Mi sorpresa ante las obras fue mayúscula por la calidad de la selección y su diversa procedencia. Mi asombro aumentó cuando encontré, además entre el rico material, unas pequeñas fotos, apenas cinco centímetros por lado, en blanco y negro, pegadas en una cartulina. Sin duda habían sido expuestas en alguna ocasión, pero no había ninguna referencia en ellas. Fue al ampliarlas cuando pudimos ver con claridad cuál era su procedencia y las posibles fechas en las que se realizaron.

Se trataba de unas fotos, las únicas que he encontrado de este tipo, en las que un ingresado en el Manicomio Provincial de Murcia mostraba sus murales sobre las desconchadas y húmedas paredes de la institución. Son unos dibujos sencillos realizados con carbón y de gran tamaño, por lo que constituían además de un documento histórico, un relato de la vida del paciente. Los elementos que narra pertenecen tanto a su vida anterior al ingreso en el hospital como a su vida dentro de los muros manicomiales.

Me acordé en ese momento de los relatos del Hospital Cabaleiro Goas de Toen en el que me informaron de los pacientes que eran ingresados en el centro después de haber regresado de la emigración y cómo durante su estancia conservaban sus maletas de viaje a modo de armario. Reliquias de su trashumancia y de su estancia provisional en ninguna parte. La mayoría de ellos habían estado en Sudamérica. Y de ahí me resonaban las imágenes de Murcia con guerreros y embajadores de otras latitudes. Esbozos de trazos barrocos con su impronta naif.

Por otro lado aparece una monja por la que expresa afecto con los corazones, médicos, generales pertrechados de medallas, reyes en su carroza, toreros, bandoleros, procesiones y referencias al folclore popular, al rector de la casa. Símbolos religiosos. Enigmáticas siglas “MP” que están en los hombros de los médicos y en el lomo de un perro (el sultán). La frase “novia mía” incrustada en una pieza religiosa que representa la crucifixión. Una virgen “maña” puede que por devoción familiar o por hacer referencia a su origen.


Uno de ellos especialmente significativo es el Dr. Alberca rodeado de crípticos cuerpos desmembrados. Antonio Rey me dijo que el Dr. Alberca comenzó su trabajo en este hospital en 1928, de ahí nuestra apuesta por la fecha de 1930. Conociendo por otro lado el exilio del Dr. Lafora después de la guerra civil, no sabemos si Lafora visitó este hospital o se las enviaron, ya que por la variedad de la procedencia de los dibujos, era público su interés por hacer una colección inspirada en la de Hans Prinzhorn del Hospital de Heidelberg de 1922.

Pero, volvamos a las imágenes que a modo de graffiti decoraron las paredes y fueron consideradas como un documento a estudiar por los psiquiatras de ese periodo, pero de las que no poseemos testimonio más allá de las fotos. Aquí se presentan como un material legítimo para psiquifotos y con el deseo de que al ser mostradas, alguna persona pueda aportarnos más datos sobre esta singular experiencia.




















Fotos de los murales del Manicomio Provincial de Murcia, c. 1930. Colección Lafora.

Por cierto, Ana, se me ocurre que "MP" quizás quiera significar "Manicomio Provincial", aunque vete a saber. Y ya no me queda sino animar a visitar la exposición de Elche. Estoy seguro de que no se saldrá de allí defraudado. Recordemos entonces la cita de nuevo: Museo Municipal de Elche (Alicante), del 16 de abril al 13 de junio de 2010.


BIBLIOGRAFIA.



Alberca Lorente, R. Las raíces irracionales de la concepción artística. Murcia. Real Sociedad Económica de Amigos del País de Murcia, 1941.



Hernández Merino, A. Piqueras, N. Pinacoteca psiquiátrica en España. 1917-1990 (Catálogo de la exposición). Universitat de Valencia, 2009. Accesible aquí.







Polo, C. Pinacoteca psiquiátrica en España. 1917-1990. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiquiatr. 2010; 30 (105): 173-175. Accesible aquí.





-----oOo-----



4 comentarios:

andres porcel dijo...

Extraordinaria aportacion. Gracias a los dos por esta imágenes, rescatadas del completo olvido y que devuelven una sensación de vida tan poderosa.

oscarmar dijo...

Andrés, seguro que con tu afición a las historietas ilustradas, esta entrada te habrá resultado especialmente curiosa.

A veces, dentro de lo rigurosas, normativas y poco espontaneas que eran (son) las macroinstituciones, sorprende encontrarnos transgresiones de la norma (como esta de andar "pintando las paredes") y que además le saquen fotos a uno.

Seguramente fue todo un personaje su protagonista.

Gonzalo Catalinas dijo...

Impresionante

shumusa dijo...

Fascinante artículo de arte outsider!! Gracias por compartir. Saludos