jueves, 22 de abril de 2010

136. El Globo Rojo y sus psiquifotos en el Lib.



Era el principio del verano de 2009, cuando me vi sorprendido por el anuncio de una exposición de serigrafías en el Museo de Bellas Artes de Bilbao inspirada en la revista “Globo Rojo”. En ese momento, hice una entrada apresurada contando algo de la experiencia "globorojera", emplazándome yo mismo a continuarla más adelante.

Hoy puede ser un buen día para hacerlo, con ocasión de una nueva reedición de la muestra de Zumeta, el artista artífice de aquella exposición en el Museo de Bellas Artes, y que en esta ocasión presenta en Arrasate - Mondragón. Explicaba entonces que el Globo Rojo fue una experiencia “alternativa” que tuve la oportunidad de impulsar, junto a otros compañeros, a principios de la década de los 80 en el Hospital Psiquiátrico de Santa Agueda en Mondragón. Tuvo su pequeño grupo de incondicionales seguidores extramuros, acompañado de cierto impacto mediático. La entrada anterior incluía algunas de las psiquifotos que acompañaron a las noticias en prensa, que hoy ampliaremos con otros ejemplos de imágenes documentales de carácter testimonial (además del valor afectivo que tienen para mi).

Realmente, la idea de una revista realizada por enfermos mentales en una institución psiquiátrica no tenía mucho de novedoso. De hecho, las primeras publicaciones de este tipo se remontan al siglo XIX en diversos países del mundo, incluso en el propio hospital ya existió una revista producida en el mismo. Con el inverosímil nombre de “Salud y Alegría”, tratándose de la publicación de un hospital psiquiátrico, se editó una a mediados de los años 40, reeditándose posteriormente durante un tiempo a principios de los 60. Pero reservémonos esa historia para una entrada futura en que hablaremos de esas históricas revistas.

Globo Rojo fue el título seleccionado por los primeros redactores del fanzine de entre un total de más de 50 pintorescos nombres, propuestos en una animada reunión que luego fueron reproducidos en el número 4 de la revista. Describía la vívida alucinación de uno de los redactores en forma de bola encarnada que se le acercaba y alejaba. Es muy posible que fuera esta, su principal premisa editorial de publicar la producción literaria y gráfica de los pacientes sin mayores censuras, correcciones ni otras manipulaciones, lo que llamó la atención extramuros por la calidad o al menos surrealismo e impenetrabilidad de la misma. Todavía en algunos sitios de Internet puede leerse una selección de sus contenidos escritos (o se añaden con ocasión de la exposición).

Además, en un momento en que las instituciones asilares habían empezado poco tiempo atrás a abrirse al exterior, este tipo de experiencias, entendidas como estrategias ocupacionales y expresivas, tenían sin duda su tirón como noticia además bien merecedora de su imagen gráfica acompañante.

En su suplemento dominical, bajo el título “La locura del Globo Rojo”, el diario Deia publicó en 1984 un amplio reportaje explicando la pequeña historia de la revista. Para entonces la redacción ya ocupaba un inutilizado salón junto a la cafetería. Sin embargo, lo cierto es que los principios no fueron todo lo fáciles y coloristas que ahora pudiera parecer con el éxito amplificado por Zumeta. La verdad es que intramuros muchos contemplaron la experiencia con escepticismo, sino en cierto modo amenazante del orden institucional. Hubo días, al principio, que nos tuvimos que reunir en ¡el hueco de la escalera! de uno de los pabellones por falta de un espacio adecuado para el grupo, e incluso el dispendio generado por la impresión realizada en la propia imprenta del hospital se nos presentó ocasionalmente en forma de factura nominal a mi nombre y que religiosamente (nunca mejor dicho) tuvimos que hacer frente ¡a pesar de imprimirse en los talleres "ocupacionales" del propio hospital!.



Factura correspondiente a los gastos de impresión del número 3

Finalmente, la experiencia se rescata y se publicita por la dirección en el dominical del Deia como “parte de las distintas vías de terapia ocupacional que está llevando a cabo este sanatorio”.




Talleres industriales del hospital. Deia (suplemento dominical), 18-11-1984.











A la entrada de este salón, Cánovas fue asesinado por el anarquista Angiolillo en 1897. Uno de los motivos por el que el balneario de Santa Agueda cayó en desgracia siendo finalmente comprado y reinaugurado como hospital psiquiátrico.



La redacción en pleno proceso creativo, con Mabel Marijuán al frente.







Deia (suplemento dominical), 18-11-1984.

Para los protagonistas de todo aquello la experiencia fue un inesperado salto a una efímera fama, acompañada de alguna que otra excursión o merienda con el dinero conseguido de la venta de la revista.


Balance de cuentas mostrando los beneficios de la revista reinvertidos en una excursión.


Fredi escribía entonces: “No obstante (el interés) puede incluso atravesar nuestras fronteras y quien sabe si podemos aparecer en el “Figaro”, etc… o en el “Times” inglés, o alguna persona de alguna editorial interesándose por la encuadernación del Globo Rojo. O puede atravesar nuestras galaxias… El Globo Rojo es una revista prácticamente para dosificar las penas de unos chicos voluntariosos… y así demostrar a la opinión pública de que aquí somos humanos y no como algunos creen que somos unos robotos o autómatas o parásitos”.





Fredi con un escrito entre las manos en el Consejo de Redacción. A la derecha portada del número 10. Diario Vasco, 1987.


El Globo Rojo tuvo un inesperado impulso en su proyección exterior con el ingreso en el Hospital psiquiátrico de Leopoldo María Panero, desde donde publicó un par de libritos, el primero en 1987 titulado “Poemas del manicomio de Mondragón” y luego, en 1989, “Globo Rojo. Antología de la locura”, donde recoge una selección de pequeños textos, poesías y dibujos publicados previamente en la revista por diferentes colaboradores.





Parte de la redacción en 1988. En primer término Leopoldo María Panero. Hemen, 2-12-1988.




El mismo grupo, Panero bromea con Fabián (El Marino Terrestre), uno de los más entusiastas e implicados redactores de la época. Hemen, 2-12-1988.


Pero sin lugar a dudas, las psiquifotos relacionadas con el Globo Rojo que más gracia me hacen son unas publicadas donde menos pudimos esperarlo. Recuerdo el día que vinieron los reporteros, nos hablaron de publicaciones de prestigio donde quizás viera la luz el reportaje. Toda la plana mayor de la redacción formamos formalmente entusiasmados ante el objetivo del fotógrafo. No supimos mucho más de aquello durante un tiempo. No me imagino como, un buen día, uno de los frailes del sanatorio pudo justificar ante sus colegas haber encontrado el reportaje publicado. Y digo eso, porque apareció, ni más ni menos, que ¡en el Lib!

Para quien no lo sepa, el Lib era una revista erótica de la época de cierto renombre y penetración (social). Y así fue como, unos alevines de psiquiatras de fuste y un pequeño grupo de enfermos mentales de fundamento, nos vimos retratados entre implícitas sugerencias y explícitas turgencias (que quizás más de uno hubiera deseado que fueran psiquifotos, candidatas también a ser aquí reproducidas).









¡Ahí están los del Lib!. (7-8-1984).


Mabel Marijuán, recién incorporada al hospital como Médico Interno. Entusiasta continuadora del Globo Rojo.



José Antonio y Lucía.


Y ahí estoy yo, de espaldas y de blanco.




No recuerdo ahora su nombre, tenía importantes dificultades para la comunicación por ser sordomudo, pero disfrutaba mucho al expresarse dibujando.




Sebastián, con quien me encontré el otro día después de los años y le comenté acerca de la existencia de estas "psiquifotos" que no conocía.


José Manuel, capitán de la marina jubilado, de humor exquisito.




Jacinto, se ocupaba de la sección de charadas, adivinanzas y chistes. Yo me encuentro al fondo, prueba irrefutable de que no habremos salido en el American Journal of Psychiatry, pero ¡sí en el Lib! (que no da puntos en la carrera pofesional, pero tiene más guasa).


Fredi y Txema. Incansables asistentes a las reuniones.


Sebastián dibujante (aunque prefiere pintar), y Sebastián de crípticas poesías.


Fotos David Aguilar. Lib, 7-8-1984.


En fin, ¡qué salimos en el Lib y nos cazó el fraile!, bromeó alguien.

No se realmente cuando vio la luz el último número de mi querido Globo Rojo. Fueron varias las personas que participaron en el mismo desde el bando de los "cuerdos": Pablo Gallastegui (el de los bigotes en el primer recorte de prensa de la entrada anterior), José Luis López Atienza, el Hermano Javier (que sale en la foto de la excursión a Gernika), Mabel Marijuán (también en alguna psiquifoto)... Luego otras personas se ilusionaron con el proyecto y que ahora, por desconocimiento, siento no poder citar aquí. Sí sé que durante mucho tiempo fue gracias al entusiasmo de Cristina Padilla, asistente social del hospital a quien ya conocemos también de una psiquifoto de la entrada anterior, que la publicación se mantuvo. Gracias también a Cristina (que me ha prometido alguna que otra psiquifoto relacionada) he podido seguir desde la distancia algunas de las circunstancias atravesadas por la publicación, además de reencontrarme de nuevo con la experiencia, algo por lo que le estoy muy agradecido.

Ya más recientemente, a mediados de 2008, otro grupo de personas, coordinados por el Servicio de Terapia Ocupacional, retomaron la idea de una publicación desde dentro de la institución bajo el futurista nombre de g14@klik. Algunos de los redactores habían participado antes en el Globo Rojo, aunque para la mayoría era un reto totalmente nuevo. Obviamente salió algo diferente que espero prospere. En lo que a psiquifotos atañe, nos alegramos además de que incluya entre sus páginas alguna fotografía.

Sólo nos queda recordar que la exposición de Zumeta Oi! Bihotz Ay! Corazón, Oh! Heart (inspirada en la producción editorial del Globo Rojo en la década de los 80) y serigrafiada por su hija Usoa, puede disfrutarse del 30 de abril al 30 de mayo de 2010 (17:30-20:30 h.) en Kulturate, la Casa de Cultura de Arrasate – Mondragón en Azoka Kalea 1. Me dicen que también habrá algún ejemplar de la revista original en exposición.

(Ver entrada anterior: "81. El Globo Rojo.")


BIBLIOGRAFIA.

La colección completa de los números 1 al 24 del Globo Rojo están accesibles en formato digital aquí.

Lizarralde, A.M. El grupo de enfermos y médicos del hospital Psiquiátrico de Santa Águeda ha editado una revista titulada “Globo Rojo”. El Correo, 7 de julio de 1982. Accesible aquí.

Anónimo. El "Globo Rojo" se halla a la venta en Arrasate". La Voz (ed. Deva), 28 de julio de 1983. Accesible aquí.

Anónimo. "Globo Rojo" Santa Agedako internoek ateratzen duten aldizkaria. Egin, 6 de agosto de 1983. Accesible aquí.

Castellano, R. Un fanzine en Santa Agueda. Egin, 18 de febrero de 1984. Accesible aquí.

Plaza, E. Escritores del Siquiátrico. Una veintena de enfermos del sanatorio de Santa Águeda, en Mondragón, hacen su propia revista. El Correo, 23 de abril de 1984. Accesible aquí.



De Tena, A. Globo Rojo. Lib, 7 de agosto de 1984. Accesible aquí.








Vado, N. Ruíz de Azúa, A. (fotos). “La locura del Globo Rojo”. Deia (Suplemento), Domingo 18 de noviembre de 1984. Accesible aquí.

Anónimo. "Globo Rojo". Santa Agedako aldizkaria. HABE, 15 de mayo 1985. Accesible aquí.

Urquijo, T. "Globo Rojo", una revista editada por los enfermos el psiquiátrico de Santa Agueda. Diario Vasco, 1987. Accesible aquí.

Arbigara. La trastienda. Egin. 23 abril 1988. Accesible aquí.

Agirre, J. "El Globo Rojo" edo Santa Aguedako literatura naif-a. Hemen, 2 de diciembre de 1988. Accesible aquí.


Panero, L.M. Poemas del manicomio de Mondragón. Hiperión, 1987.



Panero, L.M. Antología de la locura. Recopilación de textos de enfermos mentales del Sanatorio de Mondragón. Hiperión, 1989.







Agencia EFE. Zumeta ilustra de forma colorista los poemas de los internos del psiquiátrico de Arrasate. El Diario Vasco. 3 julio 2009. Accesible aquí.

Anónimo. El libro que nació en un psiquiátrico. El País, edición País Vasco. 4 de julio de 2009.

Anónimo. El Museo de Bellas Artes de Bilbo exhibe 38 serigrafías de Zumeta. Gara. 3 julio 2009. Accesible aquí.

Fernández, J. Dibujos de locura. Zumeta exhibe en el Museo de Bilbao 38 serigrafías inspiradas en poemas de enfermos psiquiátricos. El Correo, edición Vizcaya. 4 julio 2009. Accesible aquí.

Fernández, J. Zumeta expone serigrafías en Bilbao basadas en poemas de enfermos psiquiátricos. El Correo, edición Álava. 4 julio 2009. Accesible aquí.

Sáenz De Gorbea, X. El desafío de los márgenes. José Luis Zumeta en el Bellas Artes de Bilbao. Deia, 5 julio 2009. Accesible aquí.


Zumeta, J.L. Oi! bihotz Ay! corazón Oh! heart! Leitzaran Grafikak. Andoain, 2009. "Este diminuto y humilde libro de bolsillo corresponde a una hermosa obra de arte original de edición limitada realizada en serigrafía (150 ejemplares de un tamaño de 30x35 cm, firmados y numerados), en versión barata de off-set para cualquier bolsillo".






Oliden, K. Zumeta se inspira en el Globo Rojo. Diario Vasco (Alto Deba), 1 mayo 2010. Accesible aquí.

Zumeta expone en Arrasate su original proyecto "Ay! Corazón". Noticias de Gipuzkoa (Debagoiena), 1 mayo 2010. Accesible aquí.



Martínez Azumendi, O. Globo Rojo. Revista de los pacientes del Sanatorio Psiquiátrico de Santa Águeda, Mondragón (1982-1999). Norte de Salud Mental. 2015. 51: 99-110. Accesible aquí.









-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.

4 comentarios:

Lizardo Cruzado dijo...

Muy sentida y simpática evocación de esta experiencia de rehabilitación psiquiátrica, gracias por compartirla, Dr. Martínez. Y, por supuesto, envidiable privilegio el suyo al haber figurado en una revista como 'Lib'. Un atento saludo.

oscarmar dijo...

¡Caramba, Lizardo! ¡Qué rapidez la suya! La verdad es que ha sido muy agradable el "re-encuentro" con esos recuerdos. La disculpa de rescatar las "psiquifotos" ha sido también un buen motivo para poner un poco de orden en aquello que conservaba de entonces para ayudar a contextualizar la exposición de Zumeta.

Y lo del Lib... impagable.

Pablo dijo...

Qué interesante, todo lo que cuenta! y que buena la "cita" del Lib!. Es curioso, en aspectos como estos, al menos en mi entorno, hemos perdido cosas. No es fácil (creo que imposible) algo parecido a aquella revista en una unidad de rehabilitación o una comunidad terapéutica de las actuales.

Psicología Médica dijo...

No había leído esta entrada. Claro, soy muy reciente lector de psiquifotos, pero me ha impresionado gratamente, y es que en mi lugar de trabajo también pensamos que este tipo de actividad es un recurso muy adecuado para fomentar la inclusión del paciente en la comunidad, entre muchas otros beneficios.