lunes, 12 de julio de 2010

151. Locos por el fútbol.


No se que ando yo escribiendo de fútbol. Un tema que nunca me ha interesado mucho, tengo que reconocer en honor a mis rarezas. Pero el ambiente futbolero de los últimos días, incluido el pulpo ese que adivinaba quien iba a ganar antes de jugarse los partidos del Mundial, me ha obligado a hacerlo. El que haya ganado España la final, pues ha sido el broche de oro perfecto para publicar entonces la entrada.

El fútbol, ese que alguien dijo sustituía al circo romano en nuestros días y algún otro comentarista poeta y cursi aseguró que “arrastra pasiones”, tema universal de conversación y motivo de encuentros y desencuentros, es una de las poquitas cosas que parece normalizar, aunque sea transitoriamente, a muchas personas institucionalizadas.

Han sido muchos los pacientes que las tardes de domingo han salido del hospital al campo de fútbol local más cercano a disfrutar del partido semanal. Así como otros muchos, tras la irrupción de la televisión, han sido convocados frente a su pantalla esas mismas tardes domingueras en la propia institución. Fueron también muchos los hospitales que tuvieron su propio equipo, más o menos estable o simplemente improvisado para el inevitable partido “enfermos-empleados” que, junto a otra serie de festejos, se celebraba el día de la fiesta anual del manicomio. Y como no podía ser de otra forma, había que posar en formación para inmortalizar la alineación, tanto los alienados como sus cuidadores, artificiosamente igualados en la uniformidad de las camisetas.

Recuerdo alguno de esos partidos de mis primeros años como médico interno en el Hospital de Santa Agueda, en Mondragón. De ese entonces ya comenté algo, hablando del Globo Rojo (entradas 81 y 136), acerca de la existencia previa (1943-44 y posteriormente 1960 hasta al menos 1963) de otra revista “de los enfermos del Sanatorio” que atendía al inopinado nombre de “Salud y Alegría”. Entre sus páginas de la época preneuroléptica, aquí y allí, aparecían referencias a los partidos jugados junto a crónicas más extensas de los encuentros que durante un tiempo se mantuvieron con un equipo visitante, el “Huracán” de Mondragón.



Equipo del sanatorio de Santa Agueda en 1943 (no se explicita la cantera del equipo, pero probablemente se tratan de empleados de la institución y quizás frailes). En el número de junio de ese año leemos en “Salud y Alegría”:

El año 1937 formose un equipo que no tardó en dar días de gloria al Deportivo S.A. Participaron por primera vez en un torneo en el que tomaron parte equipos de Mondragón, Elgoibar y el Aurrerá de Vitoria, todos ellos de la serie B, que habían intervenido en el campeonato Guipuzcoano. En dicho torneo, nuestro equipo tuvo una brillante actuación, venciendo a todos sus adversarios, adjudicándose una hermosa copa, regalo de la casa Guisasola de Bilbao. Tenemos también en posesión, otras dos copas, una de ellas donada por el Presidente de la Federación Vizcaína de Fútbol y ex seleccionador nacional Mateos, que nos honró con su presencia. Hoy día contamos con una organización perfecta; tenemos dos equipos: el titular y el reserva. Los jugadores acuden dos veces por semana a los entrenamientos, bajo la experta dirección de un entrenador, que con paciencia y buenos consejos, va corrigiendo sus defectos. Lamentamos la baja del delantero centro del primer equipo que se nos ha ido definitivamente, aunque contamos con un reserva, del que se espera mucho.



Portada del número de Julio-Agosto de 1943 de "Salud y Alegría": El equipo del Sanatorio que el día 3, en dura contienda empató a cuatro tantos con su recio adversario. En el centro su impulsor y entusiasta organizador Reverendo P. Vice-Prior Fr. Miguel Angel.

Crónica del partido y foto del equivo visitante, los muchachos del barrio donde se asienta el sanatorio.





Otras crónicas divertidas de leer en la actualidad, cuando menos por su construcción literaria, aunque igualmente podemos presuponer que esos encuentros tuvieron que ser motivo de disfrute y diversión de la rutina institucional para muchos de los asilados.



La importancia del fútbol (además de los partidos de pala o pelota mano en el frontón que también disponía el hospital) para ocupar el tiempo libre institucional queda reflejada en el escudo diseñado para la revista “Salud y Alegría” en su segunda etapa durante los años 60: Un futbolista y un txistulari.



Equipo de Salud y Alegría que el 9 de abril de 1944 se enfrentó al Club Deportivo Oñate en terrenos del Sanatorio de Santa Agueda. Desafortunadamente perdieron por un 2-3, tras anularles un gol metido de penalti.



El juego de las quinielas era también un pasatiempo (y esperanza de desahogo económico), que semanalmente ofrecía un anclaje a la realidad futbolera extramuros. Eran muchos los que, sin disfrutar de permisos de salida, encargaban al “recadista” u otro compañero que sellaran en el pueblo su boleto. G.C., de la habitación 33, es el autor de este original método pronóstico para las quinielas. En las páginas anteriores G.C. es entrevistado para la revista, explicando que hasta esa fecha solo había conseguido 5 premios menores de entre 200 y 300 pts. El motivo, la dificultad para establecer la línea de juego que sería el vector resultante entre el lugar que ocupa el equipo en la clasificación y el índice del cansancio producido por el viaje del equipo visitante.






Encuentro "pacientes-empleados" el 23 de enero de 1962, con ocasión de la onomástica del R. P. Prior.


El progresivo paso de los cuidados asistenciales desde el hospital a la comunidad, con la aparición de Centros y Hospitales de Día descentralizados, favoreció la convocatoria de torneos de futbito intercentros, con trofeos y premios incluidos que alimentan la competencia entre los equipos y estimulan a la superación.



Trofeo IV Campeonato de fútbol, 1997. Hospital Psiquiátrico Bermeo. Expuesto en la exposición "Stultífera Navis" del Museo de Historia de la Medicina de Bilbao.


Este tipo de actividades suelen ser vistas actualmente como algo más que meros entretenimientos, encuadrándose como estrategias deportivas que estimulan la superación personal, fomentan la interacción interpersonal y van dirigidas a la normalización de los pacientes. Objetivos fácilmente de entender hasta por los legos en la materia, pero que no por eso dejan de sorprender a muchas personas y ser motivo de asombro merecedor de divulgación periodística.

El Gráfico es un semanario argentino de gran tirada y penetración social, que se ocupa de temas fundamentalmente futboleros. Hace unos años, junto a un extenso reportaje sobre el River Plate que acababa de proclamarse Campeón de América, publicaba un artículo con el título que da nombre a esta entrada: “Locos por el fútbol”. El trabajo hace referencia a la práctica de este deporte en el Hospital José T. Borda (que ya conocemos por las fotos de Omar Mustafá y Gustavo Schiaffino), sede también de la muy famosa Radio La Colifata, producida y editada por “los locos del Borda”, a algunos de quienes creemos reconocer en las psiquifotos publicadas entonces en la revista y que ahora reproduzco.



Es miércoles por la mañana y las hojas invaden buena parte del césped de la canchita. Catorce corazones en pena corren detrás de una pelota que es divertimento y terapia, ayuda y compañía, emoción y vínculo con el mundo. Se mueven con cierta dificultad, les cuesta sintonizar armonía en sus cuerpos, pero corren con ganas detrás de la pelota. El fútbol, tantas veces generador de odios y violencia, tantas otras vehículo de egoísmo y muerte, significa mucho para ellos. El fútbol para los locos del Borda es, simplemente, vida…



Cuesta entender que algo así (¡y además tan barato!) tuviera dificultades en un principio para su aceptación en el hospital. Así lo recordaba un enfermero que asegura en el artículo fue su introductor en los años 50, incluso en contra de la opinión facultativa que parece ser consideraba el frenético patear al balón una actividad agresiva. “Cuando empezamos a jugar seguido, comencé a ver en los pacientes alguna sonrisa… Hoy me doy cuenta que el fútbol es parte del tratamiento, que los pacientes esperan ansiosos el día que les toca jugar al fútbol”.


Pero hablando de agresividad, tampoco podía faltar el prejuiciado comentario del periodista refiriéndose a los pacientes futbolistas: “¿Y no son peligrosos, agresivos?” Tras una tranquilizadora negativa a la pregunta, leemos más adelante: “El fútbol es fundamental, forma parte de una terapia nueva. En general los tratan con medicación, o les dan cigarrillos para calmarlos… Nosotros apostamos al deporte, intentamos recrear al paciente, recuperarlo, lograr que sea feliz y que lo podamos devolver a la sociedad. El ser humano necesita de este tipo de estímulos. Pero todo se hace muy difícil porque no hay plata ni camisetas ni pelotas y mucho menos material humano. Todo hay que conseguirlo a pulmón, pidiéndole cosas a algún preparador físico amigo… Pero como los locos son inimputables y no votan, lo que les pasa a ellos no le interesa a nadie”.

En fin, que a pesar de mis reticencias y falta de entusiasmo futbolero, no puedo dejar de reconocer que es una actividad física de carácter grupal, barata, eficaz y sencilla de organizar, que ha dado mucho y seguirá dándolo de cara a la mejoría y normalización de muchos pacientes psiquiátricos.

Ya solo queda que nos presten al pulpo nomaritmomántico ese, para rellenar alguna que otra quinielita ¿no?.


BIBLIOGRAFIA.



Álvarez, D. Salud y Alegría. Fútbol. Revista mensual de los enfermos del sanatorio de Santa Agueda. Junio, 1943. I (6): 29-30.

Álvarez, D. Fútbol. Salud y Alegría. Revista mensual de los enfermos del sanatorio de Santa Agueda. Julio-Agosto, 1943. I (7): 15.


Golpe Franco. Fútbol. Salud y Alegría. Revista mensual de los enfermos del sanatorio de Santa Agueda. Noviembre, 1943. 1 (10): 16.


Golpe Franco. Fútbol. Salud y Alegría. Revista mensual de los enfermos del sanatorio de Santa Agueda. Diciembre, 1943. 1 (11): 16.


Golpe Franco. Fútbol. Salud y Alegría. Revista mensual de los enfermos del sanatorio de Santa Agueda. Mayo, 1944. II (16): 14-15.


Xskktua. Diálogos entre locos. Nuestra entrevista con G. C. autor de un método original para el pronóstico en las quinielas de fútbol. Salud y Alegría. Revista trimestral de los enfermos del sanatorio Psiquiátrico de Santa Agueda de Mondragón. Invierno 1961. pp. 13-16.

Cronista. Crónica local. Salud y Alegría. Revista trimestral de los enfermos del sanatorio Psiquiátrico de Santa Agueda de Mondragón. Primavera 1962. pp. 35-38.


Martínez Azumendi, O. Erkoreka, A. Stultifera Navis (Zoroen Untzia – La Nave de los Locos – The Ship of Fools). Museo de Historia de la Medicina y de la Ciencia - OME-AEN. Leioa, 2006. Accesible aquí (31 Mb).



Borinsky, D. (fotos Gerardo Horovitz). Locos por el fútbol. El Gráfico. 2 julio 1996. 4004: 62-65.






-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.

3 comentarios:

Hofrat dijo...

La sabiduría del cuerpo, que diría Nietzsche, o la preferencia al danzar sobre el pensar. Lo dionisíaco, vamos. La verdad es que aunque el futbol racionalmente, sea una cosa muy rara, puede aplicársele aquello de "algo tendrá el agua cuando la bendicen". Por cierto: ¿qué decir de las manifestaciones casi simultáneas en Cataluña (la organizada, que no manipulada, sobre el Estatut, y la espontánea con la camiseta roja?). casi nada es tan sencillo como parece.

Anónimo dijo...

Desde Palma de Mallorca, no nos hemos podido abstener de añadir un comentario sobre el artículo publicado. Desde hace un par de años, desde la Unidad Comunitaria de Rehabilitación (UCR "Son Gibert" Gesma/ib-salut) dentro de las actividades de rehabilitación comunitaria tenemos en funcionamiento y estamos coordinando una liga de fútbol organizada de Septiembre a Mayo, donde participan 10 Equipos de diferentes servicios y organizaciones de la isla. Entre sus características, una de las mas innovadoras es la apertura a la participación de la población "normalizada" de nuestra comunidad (50% de los componentes de los equipos) fomentando la inclusión ciudadana y reduciendo el estigma. Sin duda el proyecto ratifica la utilidad del deporte como instrumento terapeutico, aportando grandes beneficios. Adjunto direcciones de interes para poder leer mas:

"Lliga tots feim futbol"
("Liga todos hacemos fútbol")

www.gesma.org (noticias)
totsfeimfutbol.mforos.com

Quim

oscarmar dijo...

Muchas gracias por compartir la información, y si os animais a un psiquireportaje fotográfico aquí está el blog a vuestra disposición.