miércoles, 15 de diciembre de 2010

167. La Catatonia. 9) Como fenómeno de comportamiento.

La constatación de que conductas similares a la catatonia pueden observarse también entre algunos animales aparentemente sanos, así como el importante componente sugestivo y afectivo que muchas de esas conductas tienen en el ser humano, ha motivado en muchos investigadores un acercamiento al fenómeno desde una perspectiva conductual, es decir buscando el significado o utilidad que ese comportamiento tendría para el sujeto.

Ya Baruk, uno de los descubridores de la catatonía experimental con la bulbocapnina y posteriormente con toxinas hepato-intestinales y otras sustancias, que introdujo la noción de las causas tóxicas y químicas de las psicosis como veíamos en la entrada anterior, era de la opinión que, en última instancia, esa conducta era una reacción de defensa de la personalidad candidata al tratamiento psicoterápico añadido a los abordajes farmacológicos.

Pero si hablamos de psiquifotos que buscan ilustrar esa orientación “comportamental” en la búsqueda de las fuentes catatónicas, hoy tenemos que dedicar la entrada al psiquiatra argentino Fernando Pages Larraya, que en 1964 publicó un interesante libro: “La catatonía como fenómeno de comportamiento”, que entre sus páginas incluía diversas fotografías de sus investigaciones con animales.


Curiosidad inesperada en la primera página del libro que finalmente localicé en una librería de viejo internetera: Dedicatoria de Fernando Pages a Lester Aronson, director del laboratorio de “conducta animal” del Museo de Historia Natural de Nueva York. El descubrimiento en 1976 por la opinión pública de algunos experimentos realizados en el Museo, especialmente los realizados con psicocirugía en gatos en los que se estudiaba su comportamiento sexual, hicieron que los mismos se paralizaran.


Si tengo que resumir la obra del Dr. Pages antes de ver las imágenes, diré simplemente que está planteada en 5 apartados principales. Tras una breve introducción encuadrando el miedo en la naturaleza, dirige la atención al comportamiento agonístico en los animales. De ahí se entretiene en la catatonía experimental (la que vimos en la entrada anterior) como preámbulo a una rica revisión en torno a la catatonía de Kahlbaum. Cierra la obra su punto de vista acerca de la catatonía entendida como fenómeno de comportamiento.

La catatonía tendría entonces un propósito inmanente, por parte de un sujeto que forma parte de una estructura que se reorganiza con el comportamiento, que se realizará de la manera más simple de acuerdo a las posibilidades del momento. En el comportamiento catatónico el objetivo sería el extrañamiento de la realidad, de salida de sí mismo, una conducta dinámicamente instintiva y etológica.

Sería un tipo de comportamiento agonístico (comportamientos dirigidos a la resolución de un conflicto, como la agresión, las amenazas, la fuga, las actitudes de apaciguamiento y de sumisión, etc) observable en los animales en situación de peligro que desarrollan reacciones finalistas de "ekstasis" (retirada o salida de si mismo). Su presencia en la esquizofrenia se justificaría en el miedo intravital que encontraríamos en ella.

Aunque no entra dentro de los presupuestos del blog extendernos demasiado en este tipo de planteamientos teóricos, recogeremos brevemente la agrupación que propone Pages para los diferentes subtipos de comportamientos agonísticos:

1) Ekstasis de la mundanidad: a) La fuga. b) La agresión. c) La actividad sustitutiva.
2) Ekstasis de la corporeidad: a) El ensimismamiento. b) La catalepsia. c) El manierismo. d) La mimesis. e) La segregación corporal.
3) Ekstasis de la temporalidad: a) La estereotipia acinética. b) La estereotipia paracinética.

Y a partir de aquí, no sintiéndome capacitado ni tampoco inspirado para seguir resumiendo el punto de vista del autor, espero que los pies de foto den una idea aproximada de lo observado en los diferentes experimentos y su significado.



Terminamos las imágenes, pero antes de finalizar la entrada, ahí van unas pruebas caseras de “catatonia experimental” en una gallina, para practicar el próximo verano en el pueblo.









Aunque este último chiquillo, no se si lo que hace es "hipnotizar" o marear a la gallina.

Y ahora sí. Esta fue la última entrada de la serie, por lo que solo nos queda brindar por que con ella acabó la tabarra catatónica esta.




----------------------------------------------------------------------------
La serie catatónica completa:

156. La Catatonia. 1) Prolegómenos.
157. La Catatonia. 2) La ambición fisonómica.
158. La Catatonia. 3) La faz catatónica.
159. La Catatonia. 4) En la “Demencia Precoz”.
162. La Catatonia. 5) En algunos atlas de psicopatología.
163. La Catatonia. 6) Varios signos catatónicos.
165. La Catatonia. 7) En otros cuadros psiquiátricos.
166. La Catatonia. 8) Provocación experimental.
167. La Catatonía. 9) Como fenómeno de comportamiento.

----------------------------------------------------------------------------

BIBLIOGRAFIA.



Pagés Larraya, F. La catatonía como fenómeno de comportamiento. Editorial Universitaria. Buenos Aires, 1964.


Baruk, H. La catatonie de Kahlbaum, la schizophrénie et la révision de la nosographie psychiatrique. Semaine des hôpitaux de Paris. 1970; 46 (25) : 1679–1729. Traducción de Nora Portes de Ucha: La catatonía de Kahlbaum. La esquizofrenia y la revisión de la nosografía psiquiátrica accesible en Alcmeon, junio 1996; 5 (17) (1ª parte) y Alcmeon, septiembre 1997; 6 (22) (2ª parte).






-----oOo-----
Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright. Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.