lunes, 20 de junio de 2011

193. Seishin (Chiflado).

Pues ya que el destino quiso en la entrada anterior que recaláramos en Japón, aprovechemos el viaje y miremos un poco más alrededor.

Las imágenes que disfrutamos la semana pasada, aunque incomprensibles en sus textos explicativos, trasmitían sin embargo algo que pocas veces habíamos percibido en otros reportajes psiquifoteros de instituciones psiquiátricas, sonrisas francas y ambientes relajados. Las imágenes de hoy, sin ser tan vitales y espontáneas, siguen teniendo esa poco frecuente cualidad de ser transmisoras de esperanza y apoyo, más que soledad y desolación.

Pero en esta ocasión no tuve tanta suerte con mi compra fiado de la traducción googleiana. Recibí en casa, previo pago de su importe y un desorbitado plus de transporte que luego la agencia DHL se ocupó de multiplicar sin ningún pudor en concepto de “administración” por derechos de importación, un austero librito llenito de esos divertidos simbolitos orientales, y entre ellos apenas unas tristonas fotitos en blanco y negro de lo que podíamos aventurar sería una clínica psiquiátrica ambulatoria. Afortunadamente, tuve la suerte de que, aprovechando la tirada, encargué un DVD que por alguna razón aparecía asociado al libro en cuestión.

Ahí si aparecieron algunas psiquifotos en el folleto encartado dentro del estuche, realmente fotogramas de los personajes y situaciones filmados en el documental “Mental” (Seishin) incluido en el DVD. Rodado en 2.008 resulta especialmente interesante desde nuestra propia perspectiva, al permitirnos atisbar no solo las similitudes existentes en el campo de la enfermedad mental en ámbitos tan distantes entre si, sino también por hacernos participar del entusiasmo de aparentemente modestos proyectos asistenciales, así como curiosear por ambientes físicos tan diferentes a los nuestros en los que se desarrollan.

En cualquier caso, un testimonio optimista y ejemplo de lo que el tesón individual puede hacer por perseverar en lo que se cree. El de un ya anciano psiquiatra, el Dr. Masatomo Yamamoto, empeñado en acompañar a sus pacientes y confortarlos con estrategias tomadas de la filosofía budista.

El Dr. Yamamoto, fundador de Chorale Okayama, un consultorio psiquiátrico que debido a los recortes presupuestarios gubernamentales en los últimos tiempos el mismo llega a sostener con sus propios recursos económicos. Previamente trabajó en un hospital tradicional donde, nos dicen, se preguntó porqué las cerraduras podían abrirse solo desde fuera, concluyendo que estaban hechas solo para los que allí trabajaban y no para los pacientes. Desde entonces fue uno de los pioneros defensores de los movimientos desinstucionalizadores, creando la clínica así como un par de proyectos de empleo protegido: una lechería y un pequeño restaurante.

El documental dirigido por Kazuhiro Soda, quien no se libra de la previsible broma festejando su apellido por parte de alguno de los protagonistas, nos presenta una selección de pacientes de la clínica y sus historias, algunas estremecedoras. Otras escenas nos muestran imágenes de las consultas y tratamientos por parte del Dr. Yamamoto, así como espacios formativos para enfermeros, salas de espera, negociaciones del personal con agencias gubernamentales en su pugna por mantener los servicios, o el transcurrir diario en la clínica o domicilio de alguno de los pacientes.






















































Fotos © Kazuhiro Soda, 2008

Y aunque no se tratan estríctamente de psiquifotos, aquí van unos extractos de los 135 minutos que dura el documental.








BIBLIOGRAFIA.




Soda, K. Mental (DVD). Laboratory X, 2008.






Soda, K. Mental illness & Mosaic. Chuo Hoki Publishing, 2009. ISBN-13: 978-4805830147




Schilling, M. From despair to somewhere. The Japan Times, 12 junio 2009. Accesible aquí.

Aoki, M. Soda takes a pop at taboos. The Japan Times, 12 junio 2009. Accesible aquí.





-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.