lunes, 26 de septiembre de 2011

198. ¿Quiénes somos? 2) NNY.

¿Quiénes somos? Y con esa cuestión nos plantamos la semana pasada sin necesidad de seguir preguntándonos ¿a dónde vamos? Por ahora tenemos más que suficiente con esa eterna pregunta, con aires hamletianos, que la psiquiatría se ha entretenido en responder con teorías, mientras muchos artistas se han empeñado en representar con palabras o retratar en imágenes. A lo largo del tiempo.

Y para intentar dar pistas para una posible respuesta, desde psiquifotos nos hemos propuesto presentar una interesante trilogía de libros. Nada tienen que ver entre sí, ni los fotógrafos ni las imágenes, pero en el fondo veremos como las tres obras a las que nos referiremos nos confrontan de alguna manera con la preguntita de marras.

En la anterior entrada iniciábamos este particular trío con un esplendido documental sobre el Alzheimer, basado principalmente en los retratos de diferentes personas en una residencia que han iniciado el inquietante camino de la disolución de la propia identidad, dejándonos en compañía de un cuerpo apenas animado por el recuerdo de lo que alguna vez fueron. Cuerpos que también serán retratados por Lauren Green en “Thin”, un profundo estudio en imágenes de la terrible contradicción existente entre lo que una persona es corporalmente y lo que puede sentir ser a partir de lo que le devuelve una equivocada autoimagen corporal.

Pero eso será la próxima entrega, no adelantemos más y quedémonos con la propuesta para hoy. En NNY (Naked New York o Nueva York al desnudo), Greg Friedler se entretiene en confrontarnos con nosotros mismos, vestidos de forma que nos diferenciamos y ocultamos del resto de nuestros semejantes, pero también desnudos… algo menos diferentes. Así, los límites entre sanos y enfermos, profesionales y pacientes… desdibujan aún más sus borrosas fronteras.

Será ahora Irantzu quien tome la palabra y nos presente a nuestros semejantes. Si nos caen bien, encontraremos a muchos más de ellos en otros de sus trabajos muy similares.

Friedler nació en Nueva Orleans en 1970. Empezó a estudiar Ciencias Políticas y Francés en la Universidad de Colorado en el año 89, y cuando terminó en 1993 comenzó los estudios de Artes Visuales. Su trabajo de fin de carrera (1996) fue nada más y nada menos que el libro que hoy traemos, primera parte de una colección que más tarde iría completando (Tras “Naked New York”, vendrían “Naked Los Angeles” y “Naked London” y “Naked Las Vegas”).




Friedler es un observador curioso y agudo de la condición humana. Es alimentado por un sincero deseo de ver completamente, entender, empatizar, analizar.... a sus semejantes. Está fascinado por la identidad, la existencia, y por cómo las personas encajan en una sociedad dada. Sus retratos son un intento de desenmascararles de su fachada y capturar la crudeza de su humanidad en la página.




El arte de Friedler implica mucho más que retratos de la humanidad. Su visión de la vida hace que se desnuden para ver su núcleo, la materia prima de su existencia. Su raro don le permite conectarse con la belleza intemporal y esencia visceral del mundo frente a su cámara. Da igual la profesión, el origen… todo. Podemos ver gente con nuestra profesión, gente sin profesión, enfermos, artistas, simplemente ciudadanos...




Reed Massengill, fotógrafo, habla así de él: "Como artista, Greg es una persona curiosa, en constante evolución. Su obra refleja no sólo su curiosidad innata, sino también su pasión - y compasión - por el mundo que le rodea. Si fotografía un desnudo femenino lánguido o un niño en la calle en Cuba, sus imágenes refuerzan y perpetúan su sensibilidad única y visión, al mismo tiempo que ayudan a otros a ver con ojos nuevos y una nueva perspectiva".


Mi novia me animó a hacer esto. Ella quería ver mi fotografía. Nunca había hecho algo así antes”. School bus driver.

"El agudo ingenio y el humor seco de Friedler son inolvidables. Le gusta pasar tiempo con su familia, amigos, y su perro. También le gusta esquiar, jugar tenis, pintar, hacer yoga y la meditación".


Los modelos profesionales están a gusto con su cuerpo, lo trabajan y están acostumbrados a enseñarlo. Tal vez es la razón de que los fotógrafos los busquen: están familiarizados con las actitudes, y eso hace su tarea más fácil. Pero los fotógrafos no sólo son atraídos por los cuerpos esculturales de hombres y mujeres. Recientemente parecen haber encontrado los cuerpos de la gente común. Greg Friedler es uno de esos fotógrafos.


Entonces, ¿qué busca un fotógrafo en el cuerpo desnudo de una persona común, ancianos o descuidados, tan distante de una mitológica Venus o un Adonis? ¿Dónde está la belleza, el arte, la vergüenza? Hay algo verdaderamente hermoso en una desnudez espontánea de alguien, en su intimidad y fragilidad. Mucho más que el cuerpo aparece en estas imágenes que, filtradas por la lente de un buen fotógrafo, revelan un poco del alma humana.



Esta es probablemente la explicación de la respuesta entusiasta de casi cientos de personas anónimas, de todas las edades, razas y condiciones que ha fotografiado Greg Friedler en su trabajo, en el que se ofrece a realizar dos fotografías de cada uno de los voluntarios que viven en la ciudad, una en ropa normal, y la otra del desnudo.

La opción a aparecer en las fotografías de Friedler se puede encontrar a través de los anuncios de periódicos y carteles. Ningún modelo recibe dinero por su trabajo (su única compensación son dos copias de la fotografía).




Durante su carrera, Greg ha ido pasando de ser un fotógrafo de moda, de renombre, a volver su atención hacia aspectos que son más conceptuales.


"Creo que en la vida hay que hacer más que trabajar y pagar las facturas... Me siento muy orgullosa de ser ciudadana de New York. Me encanta mi ciudad, ya que sus comodidades me dan vida. Por tener este sentimiento, ser inmortalizada en una foto de su antropología me parecía absolutamente perfecto para mí. Algún día me iré de este lugar, pero en mi corazón y en el libro, siempre voy a ser parte de Nueva York, y Nueva York siempre será parte de mí". Mental health worker.
Greg ha sido ampliamente cubierto por los medios de comunicación. Apareció en un documental de una hora de duración en Gran Bretaña por el estreno de “Naked Londres”, y ha estrenado una serie de documentales en Showtime (2010) bajo el título de “Stripped: Greg Friedler’s Naked Las Vegas”, con una duración prevista de dos años.

Su trabajo ha aparecido en innumerables revistas y periódicos, incluyendo entre otros, el Washington Post, el Times de Londres, GQ británica, The Los Angeles Times Magazine, The New York Observer, The Face, The Village Voice, y Time Out-París, Londres, y Nueva York. Por supuesto, su obra ha sido expuesta en todo el mundo.



"Decidí ir al extremo y estar más expuesta de lo que nunca volveré a estar frente a un desconocido y, de hecho, muchos desconocidos. Ésta es la esperanza de mejorar la imagen que tengo de mí misma y ser más consciente de mi apariencia". Piercer´s apprentice.

Y, al igual que Friedler, otros fotógrafos de belleza y desnudos, tal vez cansados de los juegos formales, el “arte por el bien del arte”, los cuerpos de “plástico”, han regresado al "contenido". ¿Un fenómeno de moda o una declaración en una sociedad que fomenta el culto al cuerpo?





Greg es un artista que se siente fascinado por la identidad, la existencia, y por cómo las personas encajan en la sociedad. Sus retratos son un intento de desenmascarar a sus súbditos y capturar la crudeza de su humanidad en la página.


Me gusta la emoción. Pensé que sería genial sacar las fotos para cuando tenga 80 años mostrar a mis nietos cómo era la cadera de su abuela. Yo, básicamente, hago las cosas que otras personas que conozco no harían. Por ejemplo, una de mis metas principales es ser empresaria de pompas fúnebres, ¿quién sueña con esto como una profesión?” Disabled construction worker.

No tenía una foto mía desnudo desde que era un bebé y pensé que podría ser un interesante contraste” Senior citizen.



Y la verdad es que estas fotos me han hecho volver un poco a lo de siempre: ¿qué diferencias hay entre nosotros?

En el día a día, nos vestimos, nos disfrazamos (con ropa de trabajo, traje, vestidos queremos, complementos, ...) pero cuando todo acaba, cuando volvemos a casa y nos quitamos la máscara ¿qué nos diferencia?

Sólo nimiedades...

I.G.Ll.




Y para conocer un poco más al autor en Facebook y su pensamiento, no hace falta más que pinchar en los enlaces propuestos.


BIBLIOGRAFIA.



Friedler, G. Naked New York. W.W. Norton & Co. New York, 1997.







-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.



1 comentario:

Roben Fuwkes, no calla mai dijo...

Expectacular obra, la verdad es que el nudismo nos acerca como seres humanos, la riqueza de la diferencia humana históricamente siempre se ha utilizado para reprimir y oprimir, respeto a la diferencia, y la diversidad es salud, es vitalidad.
Un fuerte abrazo Oscar
felicidades por el bloc
Ruben ( Grup Caliu)