lunes, 21 de septiembre de 2009

84. El “Manicomio Nacional” de Montevideo.

En la anterior entrada dejaba abierta la incógnita acerca del origen del álbum de fotos de época del “Manicomio Nacional”. Es el momento de despejarla aclarando que proviene del actual Hospital Vilardebó de Montevideo.

Una coincidencia, además, especialmente significativa para mi, dado que la dirección postal del Hospital donde trabajo es la Avenida de Montevideo, aunque en este caso muy alejada de Uruguay.

Volviendo al tema, el nombre actual del hospital montevideano deriva de la construcción del “Asilo de Dementes” en la década de 1860 en la quinta de la familia Vilardebó, posteriormente inaugurado en 1880 como “Manicomio Nacional”. Con una capacidad presupuestada en ese año de 700 almas, una década después ya albergaba un millar, que en 1910 se disparó hasta 1.500, obligando en 1912 a abrirse la “Colonia de Alienados” a 90 Km. de la capital.



Referencia a la inauguración del Manicomio Modelo de Montevideo en La Ilustración Española y Americana de 30 de octubre de 1880.

En la entrada 71 hice referencia a las fotografías estereográficas que estuvieron muy de moda como entretenimiento en los salones burgueses de finales del XIX. Una versión más popular para conservar y difundir imágenes, con el beneficio añadido de poder ser enviadas a través del correo, fueron las tarjetas postales. Muchas de ellas incluyeron también entre sus vistas los exteriores (e interiores) de las imponentes instituciones psiquiátricas, que veían así diluido su carácter más siniestro y pasaban a convertirse en monumentos arquitectónicos dignos de muestra y admiración.

El Manicomio de Montevideo fue levantado como una construcción magnífica, que lucía muy bien como motivo fotográfico para una tarjeta postal, gozando del orgullo y favor de los vecinos de la época a tenor por las diferentes tiradas realizadas a partir de un mismo negativo. Sin ser ningún especialista en el tema cartofílico (que es como se denomina formalmente la pasión de coleccionar postales), en mis búsquedas de material gráfico para psiquifotos en la red, me ha llamado mucho la atención la profusión de postales del “Manicomio Nacional”, en comparación con las encontradas de otras instituciones similares a nivel mundial.

Quizás merezca la pena una entrada futura hablando de los psiquiátricos en las tarjetas postales, aunque ahora aprovecharé exclusivamente para presentar las diferentes tiradas que conozco se han realizado sobre el hospital que nos ocupa, ¡qué no son pocas!



Entero postal impreso en Londres por Waterlow & Sons Limited, en London Wall. Los enteros fueron muy populares en la época. Son documentos postales oficiales que ya llevan impreso el sello u otro emblema indicando un valor facial específico para el prepago del servicio postal.


Reverso del anterior entero postal, circulado en 1902. Incluye un pequeño grabado recortado, adherido al cartón y enmarcado con algún tipo de tinta dorada. Dice: "La perseverancia puede tanto como la inteligencia. A ella se deben los mejores triunfos de la ciencia y de las artes".
.

Postal con la fachada de entrada, enviada al Colegio Americano de Roma, bromeando con la imagen reproducida.



La misma postal, en esta ocasión editada por Adroher Hnos. y circulada en 1904.


La misma imagen, tomada de una publicación de la época (no es postal), firmada por el fotógrafo "A. Armeilla, Ph".



El "Manicomio Nacional". El mismo negativo fue editado en múltiples ocasiones. En esta ocasión la postal fue realizada por Almera Hermanos de Montevideo. Puede compararse con una toma fotografíada con una perspectiva similar en la próxima entrada.


Editores C. Galli, Franco y Cía, Montevideo 774 (circulada en 1903).


Los mismos editores que la anterior postal, con diferente tipografía y color del texto.



También los mismos editores, con diferente composición (circulada en 1903).


Editor desconocido.


En esta ocasión la edición se realiza en Alemania (Hamburgo) por V. Albert Aust. La nº 1256 de una serie sobre Sudamérica.

Producida por la Escuela Nacional de Artes y Oficios.




Incluso esa imagen del manicomio fue reproducida en postales corporativas, como esta,cortesía del Grand Hotel.


Editor Enrique Moneda (circulada en 1913).


R. & J. Barbieri Editores, Buenos Aires (ca. 1906).


Editor Joaquín Testasecca, Montevideo.



Editor O.M.B. Con marco incluido.



"Recuerdo de Montevideo" circulado en 1903. Editor J. Oliveras. 18 de julio 236 Montevideo. Con un artístico relieve grabado en seco.


Desafortunadamente, lo que tuvo que ser una institución modélica para la época, el paso del tiempo, el hacinamiento, el deterioro de las instalaciones, la falta de apoyo económico y el nihilismo terapéutico hicieron que la institución se fuera deteriorando hasta niveles escandalosos. Así lo reflejaba un diario local en 2005, con ocasión del 125 aniversario de su fundación:

EL "MANICOMIO NACIONAL" FUE EL MEJOR ESTABLECIMIENTO PSIQUIATRICO DE AMERICA DEL SUR. El Hospital Vilardebó celebra sus 125 años proyectando resurgir del abandono y la desidia.

... Corría 1876 cuando se iniciaron las obras del manicomio nacional. Eran momentos de cambios en el concepto de la demencia y, por ende, en el trato a los enfermos porque hasta esos tiempos el loco era considerado un ser inferior. Tal es así que las reclusiones eran piadosas: existían cepos donde los castigados permanecían prisioneros y a los más furiosos se los encadenaba a argollas que colgaban en las paredes de las salas, según relata Castiglioni, subdirectora del hospital.

Ya con un criterio más avanzado acerca de la demencia se inaugura en 1880 lo que hoy es el Vilardebó, que por su estructura arquitectónica fue en los comienzos el “mejor establecimiento para alienados de América del Sur”. Con el correr del tiempo la cantidad de pacientes internados fue aumentando, hasta llegar en 1910 a un máximo de 1.500.

Actualmente hay 320 internados fijos … “los pacientes no están organizados y no tienen actividades programadas para hacer en el día, por eso están mucho tiempo inmóviles”.

LA REPUBLICA recorrió ayer las instalaciones del hospital y comprobó el abandono que refleja la mayoría de los sectores del predio. Lo único digno de ser presentado es la zona de la dirección, la fachada y algunas salas, el resto puede considerarse “regular, malo o pésimo”. Hay espacios que están en ruinas, como es el caso de un edificio construido 1889 sobre la esquina de Santa Fe, que sólo conserva el esqueleto.

Las paredes y los techos de las galerías están escritos y tienen grietas, y a muchas ventanas les faltan los vidrios. El olor a orina se impregna en muchos espacios y las rejas (con sus respectivos candados y agentes de seguridad) son parte de la postal diaria.

Claro que esto es un lujo si se lo compara con el espacio donde están alojados los pacientes que cumplen condena. En celdas de dos por dos metros se alojan pares de internos y, cuando no alcanzan los lugares, se tiran colchones en el piso de las galerías.

El inmenso jardín que hay detrás del edificio está en desuso por falta de mantenimiento, pero (según dijo la subdirectora) pronto se instalará una huerta y se levantará una cancha de fútbol para que los internos puedan hacer ejercicios. Es que la idea de las flamantes autoridades es organizar talleres de expresión, fisioterapia, jardinería y gimnasia, entre otras actividades.

El hospital cuenta actualmente con un programa de recreación para “evitar que los internos se queden al lado de sus camas”, contó ayer el coordinador del área, el psicólogo Raúl Penino. Allí juegan a las cartas, al ping pong y ajedrez y pasan parte del día. Castiglioni coincide con la idea de la recreación pero sostiene que debe hacerse en un lugar amplio y, si es posible, al aire libre.


En fin, nada nuevo a lo que no estemos desafortunadamente acostumbrados en muchos lugares del planeta y que ojala veamos pronto superado. Pero veo que de nuevo me he extendido demasiado, así que habrá que seguir esperando para disfrutar de las imágenes del álbum. Sorry.

----------------------------------------------------------------------------
La serie del "Manicomio Nacional" completa:

83. La cabecera del blog.
84. El "Manicomio Nacional" de Montevideo.
85. El álbum del "Manicomio Nacional".
86. Mujeres en el "Manicomio Nacional".
87. El Marqués de Sade, psicodramatista en Charenton. 
270. Saludos desde el "Manicomio Nacional".
----------------------------------------------------------------------------


BIBLIOGRAFIA.


Uruguay: El Manicomio-Modelo de Montevideo. La Ilustración Española y Americana. Madrid, 30 octubre 1880: 251-52.


Ginés, A.M. Desarrollo y ocaso del asilo mental en el Uruguay. Revista de psiquiatría del Uruguay. Vol 62 – n º2. Octubre, 1998. Accesible desde aquí.



Ginés, A.M. Noventa años de la Clínica Psiquiátrica de la Facultad de Medicina. Noticias. Organo oficial del Sindicato Médico del Uruguay. nº 94. Septiembre, 1998. Accesible aquí.




Rizzotto, C. El Hospital Vilardebó celebra sus 125 años proyectando resurgir del abandono y la desidia. La República, 21 de mayo de 2005. Accesible aquí.









2 comentarios:

Ana Hernandez dijo...

Hola Oscar: me recuerdan las postales que se hicieron a principios del siglo XX del Hospital de Conxo en Santiago. Tenemos dos álbumes de postales de esa época para la próxima exposición de la UV.
Ana

oscarmar dijo...

Gracias Ana por la información. Puede ser una ocasión estupenda para escanear - fotografiar las postales y hacer una entrada con las mismas. Seguro que resulta bien interesante. Yo tengo alguna postal de Conxo, pero nada que ver con esa colección.