lunes, 18 de enero de 2010

114. "Los 600 retratos más extraños del mundo".

Seguimos ubicados en la exposición realizada con ocasión de la VI Asamblea de la Liga Española de Higiene Mental y VII Reunión de la Asociación Española de Neuropsiquiatras de diciembre de 1935. Una muestra de trabajos artísticos y manuales realizados por enfermos mentales reunida con aportaciones de colecciones de psiquiatras como Lafora, Vallejo Nágera o Camino Galicia, o de diversas instituciones privadas, donde se expuso una diversidad de cuadros, dibujos, esculturas, artesanía y versos.

En la anterior entrada hacíamos referencia a algunos de los contenidos del artículo que la revista Mundo Gráfico dedicó al evento. Un artículo que no pudo pasar desapercibido a los lectores de la época, no solo por el tema tratado, sino por la extraña fotografía que ocupaba toda la portada de la revista. En su interior se reproducían unas cuantas más del misterioso personaje, en inusitadas posturas y caracterizaciones.

Bajo el llamativo subtítulo de: “Los 600 retratos más extraños del mundo”, Mundo Gráfico las explica así: “Entre los interesantes documentos de la reciente Exposición de obras de enfermos mentales, en el Instituto Cajal, figuraron, presentadas por el doctor Lafora, estas curiosísimas fotografías, pertenecientes al archivo del ilustre médico. El que en ellas aparece retratado fue reuniendo, con los ahorros que su modesto sueldo le permitía, hasta tres mil pesetas, que invirtió luego, totalmente, en hacerse seiscientos retratos, en las posturas más distintas y arbitrarias, como puede verse en las fotografías (de Yllera) reproducidas en esta información”. Más adelante abunda: “A la colección del doctor Lafora (de quien ya conocimos su interés por la fotografía en la entrada 89 y de cuya colección también se exponen algunas imágenes en la exposición: “Pinacoteca psiquiátrica en España, 1917-1990”, en concreto unas curiosas instantaneas de un paciente y los murales por él realizados sobre las encaladas paredes del manicomio de Murcia) pertenece una serie de fotografías de un mismo paranoico, en posturas pintorescas y absurdas, con un hábito nazareno, con una cruz algunas veces. Este hombre ganaba mensualmente ciento veinticinco pesetas. Fue ahorrando dinero hasta reunir tres mil pesetas, que empleó íntegramente en hacerse aquella colección de fotografías, en que lo grotesco determina, por contraste, una reacción de dolor”.





En la actualidad, de toda esa ingente colección de fotografías sólo se conoce el paradero de 17 (precisamente las elegidas para ser expuestas en el Instituto Cajal en 1935), bajo la atenta vigilancia de Rafael Huertas. Pertenecen a Constantino Casanova, ciudadano de Madrid, atendido por el Dr Lafora en 1934 (justo un año antes de la exposición y publicación de sus fotografías). Además de las 17 imágenes, se conserva su historia clínica donde aparece el diagnóstico de esquizofrenia paranoide. “Le gusta hacerse fotos (ha gastado 3000 pts y está empeñado debiendo años) para ver lo fuerte y sano que aún es y los músculos que tiene, como la gimnasia que aún puede hacer… El fotógrafo tiene mucha confianza ya con él; le debe él dinero. Tiene fotos ampliadas de todas las épocas de su vida. Se ha retratado muerto con el pañuelo sujetándole la mandíbula (en negro y blanco) y con calzoncillos cortos y largos, con calcetines y sin ellos”. Cada una de las imágenes tiene una preparación y ambientación muy cuidadosa, que difícilmente podemos pensar fuera diseñada por el fotógrafo, quien por otra parte imaginamos tuvo que primero sorprenderse y luego divertirse lo suyo con el asunto, motivo quizás por el que fuera mas benévolo y paciente en el cobro de las instantaneas. Esto nos lleva entonces a considerar al Sr. Casanova (que poco honor hizo a su nombre en vida, por lo que consta en su historia clínica), en tanto responsable y artífice de tan sofisicada puesta en escena, como un auténtico artista “outsider” o marginal.




No me extenderé en más explicaciones, ya que Cea y Huertas publicaron un preciosista trabajo sobre el caso que gentilmente me permiten poner a disposición de los seguidores del blog. Desde que tuve la oportunidad de leerlo, no he parado hasta encontrar el mejor momento contextual de darle cabida en “Imágenes de la psiquiatría”. Valga esto de recomendación a su lectura, además del valor añadido de poder consultar la totalidad de las fotos que se conservan. ¡Alguna de ellas candidata a ser votada en la próxima convocatoria del Premio Psiquifoto '10!.




BIBLIOGRAFIA.


El Congreso Nacional de Neuropsiquiatras. El Heraldo de Madrid. 4 diciembre 1935: 11.




Congreso de La Liga Española de Higiene Mental y Asociación de Neuropsiquiatras. El Sol. 24 diciembre 1935: 4.











El arte y la locura. Mundo Gráfico. 11 diciembre 1935: 1-4.


Cea Gutiérrez, A. Huertas García-Alejo, R. Locura de Santidad. Un caso del doctor Lafora. En Ortiz García, C. Sánchez-Carretero, C. Cea Gutiérrez, A. Maneras de mirar. Lecturas antropológicas de la fotografía. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid, 2005: 123-159. Accesible aquí.





Hernández Merino, A. Piqueras, N. Pinacoteca psiquiátrica en España. 1917-1990 (Catálogo de la exposición). Universitat de Valencia, 2009. Accesible aquí.






No hay comentarios: