jueves, 18 de febrero de 2010

123. El hospital psiquiátrico de Cádiz.

A rebufo de la entrada anterior en que hablábamos de Cádiz, aprovecho para presentar unas imágenes de un álbum de fotografías que conseguí de un vendedor de pintorescos objetos de segunda mano, al que acompañaré además el resto de imágenes que me había enviado mi amigo Fermín Pérez.

No van a ser imágenes especialmente interesantes o bonitas, pero tienen el interés de conservar para el recuerdo algunos interiores institucionales que, incluso siendo preparados para ser fotografiados, se nos antojan especialmente desangelados sino evidentemente decadentes o ruinosos.

El álbum al que me refería es un señorial cartapacio de 50,5 x 34 cm. Con evidentes signos de haber sido desvalijado de mucho de su contenido. Realmente solo conserva 4 hojas sueltas con 27 fotografías (una de ellas inusitadamente repetida), tomadas a finales de 1958 y principios de 1959. A estas imágenes, les seguirán otras cuantas de la colección que me envió Fermín. A quién, aprovechando la coyuntura, le pedí además un pequeño resumen acerca del devenir institucional del lugar donde fueron tomadas. A continuación su extracto:

RESIDENCIA PSIQUIATRICA NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ. CAPUCHINOS

Según José Braza Cohucelo la asistencia psiquiátrica se inicia en Cádiz en la Ermita de Santa Elena, llamada también Hospicio de Venerables Sacerdotes, situada en las afueras de la ciudad, junto a las Murallas, en el lugar en que luego se instalaron los Cuarteles de dicho nombre. Por los documentos existentes sabemos que ya existía en 1614, aunque es posible que existiera con anterioridad. Albergaba enfermos incurables, que eran (en ciertos casos) evacuados a Medina Sidonia y a Sevilla.

En 1763 los acogidos en la Ermita de Santa Elena son trasladados al Hospicio o Casa de Misericordia, situado entre el Castillo de San Sebastián y Santa Catalina, frente a la Caleta. Conocido contemporáneamente como Institución Valcárcel, que hoy es Instituto Fernando Quiñones.

En esta nueva Casa-Hospicio se dispone de unos departamentos para enfermos mentales y tenía talleres, constituyendo un modelo para su tiempo. En el año 1787, el Abate Thowsedll visita esta casa y hace un elogio de ella. Posteriormente el Dr. Ullespergher, en su libro “Historia de la Psicología y de la Psiquiatría en España”, se refiere también a la misma como un modelo de asistencia: “El número de albergados asciende a 100, de ellos la mitad gente joven y la otra mitad de edad. Todos son alimentados y tienen traje de verano y de invierno, y cada individuo una cama. Tienen maestros y maestras para muchachos y muchachas, que son ocupados según su inclinación y disposición, y los de edad, según su posible actividad. Hay dos departamentos, uno de los cuales está dedicado a locos, y el otro departamento es un instituto de mejora (correccional), para jóvenes delincuentes”.

En el Hospicio o Casa de la Misericordia eran asistidos 43 dementes. A fines de 1849, el total era de 87, de los cuales 58 eran hombres y 29 mujeres; en 1850, 110 hombres y 46 mujeres, en total 156; y en 1851, 117 hombres y 59 mujeres, en conjunto 176.

En 1852 son ingresados definitivamente en el Manicomio de Santa Catalina, instalado en el antiguo Convento de Capuchinos, construcción que data de 1641, situado en el Campo del Sur. En el año 1866 aparece un Reglamento, editado por Orden de Cayetano del Toro, Médico y Alcalde de Cádiz. Contiene 126 artículos que regulan personal, funciones, etc. El Artículo 7º, referido a personal: Director – dos Médicos – un practicante – Contador Oficial de libros – Escribiente – Portero – Ordenanza Mayor – dos Loqueros – cuatro Mozos – Cocinero Ayudante – seis Hermanas de la Caridad.

El artículo 67º habla del cuidado de los alienados, que sean tratados cariñosamente, “teniendo en cuenta el estado desgraciado en que se hallan y, sólo en caso de que lo exigiera la defensa, se les tratará con alguna dureza, siempre como sujeción y nunca como castigo, siendo necesario compadecerles y respetarlos”.

En 1888 se realizaron algunas obras de mejoramiento e igualmente en 1911, cuyo coste ascendió a 6.800,22 pesetas y que consistieron en terminación de un departamento dedicado a Enfermería, descanso y comedor para impedidos así como instalación de lavabos de piedra. Otras obras más trascendentales se llevaron a cabo entre 1941 y 1957.

Para entonces se contaba con 280 camas, siendo el promedio de días de estancias de 120 y un coste de cama/día de 0,60 pesetas. Todo ello en un presupuesto total de 117.000 pesetas. Registra en este momento el nombre de Residencia Psiquiátrica Ntra. Sra. De la Paz, también Hospital Psiquiátrico, aunque será conocido como el Manicomio de Capuchinos.

Se cierra definitivamente en Junio de 1969, trasladando 200 pacientes al Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora de la Paz (el manicomio de Los Pinitos, en la Finca El Madrugador, como se le conocía en El Puerto de Santa María).


Fermín fue el último director del hospital de El Puerto, comprometido con su cierre definitivo, que tuvo lugar el 22 de diciembre de 1994.




Depacho. Sin fotógrafo ni fecha.


Despacho. Foto Juman, sin fecha.

En la pared, junto a la puerta, se puede leer: Aqui caio una bonba de los ¿yng? (¿ingleses?) dia 3 de jul año de 1797.

Comedor "finales". Foto Unión, 12 noviembre 1958.


Dormitorio "finales". Foto Unión, 12 noviembre 1958.





Comedor "agudos". Foto Unión, 12 noviembre 1958.








Escalera y acceso a la "Comunidad". Foto Unión, 24 octubre 1958.






Comedor de las Hermanas. Sin fotógrafo, diciembre 1958.


Y terminado el álbum, seguimos con el resto.

Crredor. Fotos Unión, 24 octubre 1958.

Ventanas. E.G. de Movellán, 30septiembre 1959.










Despacho de ¿la superiora?. E.G. de Movellán, sin fecha.



Parecería que alguien quiso documentar el mal estado en que se encontraba el edificio, encargando un reportaje que diera fe de ello, ya que no podemos creer que nadie tomara las siguientes instantáneas como recuerdo.






Foto Juman, sin fecha.

La última. Unas verjas, como queriendo simbolizar no el encierro, sino el cierre definitivo de la institución que había tenido lugar ya unos meses antes. Foto González y Hernández, 10 junio 1970.



BIBLIOGRAFIA.


Braza Cohucelo, J. Historia de la asistencia psiquiátrica en la provincia de Cádiz. Ed. José Braza Cohucelo, imprime Escelicer. Cádiz, 1966.









-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.



6 comentarios:

Lizardo Cruzado dijo...

Las fotos de las escaleras son sugestivas y me generan cierta sensación de sobrecogimiento. Tantos años luego, la imagen puede significar muchas cosas más que el inicial objetivo de la fotografía -constatación novel y banal-. La carencia de figuras humanas en las fotos adiciona una perspectiva de desolación y acabamiento. Casi un peculiar TAT. Saludos, amigo Óscar, y gracias.

Blog salud mental dijo...

Estimado Oscar, te escribimos desde Tenerife. Somos Esther Sanz (psicóloga clínica) y César Estévez (Enfermero especialista SM)estamos enfrascados en un nuevo blog que te invitamos a visitar. Antes que nada decirte que admiramos profundamente tu blog y en la medida de nuestras posibilidades nos gustaría colaborar contigo.
Nos hubiera encantado saludarte en las últimas jornadas de la ASCANE donde creo que participastes pero me fue imposible asistir.
Disponemos de un libro editado por el Excmo. Cabildo Insular de Tenerife titulado "Señales del Vacío" del año 1978 con fotos de Ángel Luis de la Cruz del antiguo Hospital Psiquiátrico de Tenerife, no sé si lo tienes o lo conoces. Un saludo,

César M. Estévez

oscarmar dijo...

Hola Esther y César. Gracias por vuestro comentario y aviso bibliográfico. Conocía ya vuestro blog que resulta bien interesante. Me doy cuenta que ahí hay una dirección de correo a la que os escribiré ahora.

Por cierto... las Jornadas de ASCANE... ¡Un lujo!

Anónimo dijo...

Me elegra y me entristece ver las imágenes del Manicomio de Cádiz. Acudí a este manicomio desde el año 1967 estando en 5º de carrera y estudiando la asignatura de psiquiatría; luego al terminar la licenciatura trabajé allí un año y colaboré en el traslado al Puerto de Sta. María (los 'Pinitos'). Conocí y traté a Braza Cohucelo, todo un personaje. El director entonces era Antonio Fernandez López, del que podría contar sabrosas anecdotas. Mi maestro en la psiquiatría fué Antonio Ureba Ramirez al quien siempre estaré agradecido, pues por él conocí a Mira y López, a Lafora, a Llopis, etc.
El manicomio de Cádiz era (como otros de la época) miserable, sórdido, frio y húmedo, con un olor repugnante al que acabé acostumbrándome.
En la capilla había tres cuadros de Murillo, pintando uno de los cuales cayó el pintor al suelo y murió a causa de una fráctura del fémur.
En fin, no quiero abusar del espacio y ponerme en plan 'abuelo batallita'.
Enhorabuena Oscar y ya hablaremos
Antonio Rey

manuel ramos perez dijo...

Hola!! Quisiera hacer una pregunta. Soy médico, pero desconozco tal información. Se conservan los informes médicos, historias clínicas, etc de los pacientes ingresados o que acuden a un hospital u otro centro médico cuando éste cierra. Si se conserva, ¿dónde se hace? Y si se conserva, ¿puede ser consultado?
Creo que pude tener un familiar ingresado en el centro mencionado de Capuchinos. Quizá hasta falleció allí. ¿Podría saber algo de ella?

Oscar Martínez Azumendi dijo...

Hola Manuel.
Siento no poder dar mucha información sobre la pregunta. Como apunto arriba el psiquiátrico en Capuchinos se cerró en Junio de 1969, trasladando 200 pacientes al Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora de la Paz (el manicomio de Los Pinitos, en la Finca El Madrugador, como se le conocía en El Puerto de Santa María). Casi con total seguridad sus archivos se trasladarían ahí, pero esa institución cerró sus puertas el 22 de diciembre de 1994.

Por Ley, las historias clínicas deben conservarse unos años (no tanto como los 22 ya trascurridos), pero es muy posible que aún se conserven en algún lugar, si hubo quien valoró en su momento el interés histórico que esa documentación tiene. En contra, que ocupará mucho espacio, y eso supone dinero inmovilizado y si no hay esa sensibilidad es fácil que se destruyan.

De cualquier manera, lo más directo es dirigirse al Servicio Andaluz Salud (SAS), para tras algunas intentonas conseguir la información requerida.

Saludos y suerte con las pesquisas.