lunes, 22 de febrero de 2010

124. Una portada para NORTE.

NORTE de salud mental es una revista científica y profesional en el campo de la salud mental y terrenos afines. Curiosamente, no son pocas las personas a las que, desde el inicio, la revista les ha llamado la atención por sus portadas.

Bajo la incombustible dirección de Iñaki Markez, junto a otro grupúsculo de incondicionales, participo en su Comité Editorial desde su aparición en 2001. La revista está publicada por OME-AEN (Asociación autonómica para País Vasco y Navarra de la Asociación Española de Neuropsiquiatría - AEN), con la colaboración de la Asociación Castellano-Leonesa de la AEN (ACLSM). Asociaciones de carácter multidisciplinar, con un énfasis primordial en los modelos asistenciales de filosofía comunitaria.

NORTE de salud mental, además de su labor de divulgación de conocimiento e intercambio asociativo, quiso cumplir otro papel añadido y que no por secundario deja de tener su importancia. Además del privilegio de contar en su cabecera con un diseño de Eduardo Chillida, desde sus portadas y páginas interiores apostó por la divulgación de la obra gráfica de jóvenes artistas de la Facultad de Bellas Artes de Leioa de la Universidad del País Vasco.

El interés de esta colaboración informal motivó un intento de ampliación de la experiencia, enfocándola más concretamente a la expresión artística específica de temas en relación con la salud–enfermedad mental. Ya hace unos años, nos dirigimos con este fin al colectivo de estudiantes de la asignatura “Diseño Gráfico Publicitario” del 4º Curso de Publicidad y Relaciones Públicas, de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación (UPV–EHU, en el campus de Leioa). A través de su profesor, Iñaki Zaldumbide, se les propuso un proyecto de diseño e ideas para posibles portadas de Norte.

A sus trabajos, entusiastas y creativos, se les pide acompañen un pequeño texto explicativo que amplíe el significado de la imagen para el observador. Algunas de las portadas propuestas que nos parecen más interesantes son seleccionadas para ser publicadas en los sucesivos números de la revista. Con el resto, se han hecho “exposiciones virtuales” cada fin de curso, divulgándolas entre los socios, así como quedando abiertas en Internet para cualquier visitante interesado.

La última muestra inaugurada es la VIII exposición virtual “Una portada para Norte”, con los diseños de los alumnos del curso 2008-09. Muchos han utilizado imágenes fotográficas en su proyecto y, como no podía ser de otra forma, de entre ellas entresaco unas cuantas junto a su explicación acompañante.

Este es su modesto tributo, no sólo al trabajo contra el estigma asociado a la enfermedad mental, si no también a la mejora de nuestra calidad de vida (y por tanto salud mental) a través del arte, la otra mejor forma de expresión además de la palabra.


"La recuperación"



Blanca Fuentes y Pilar Sastre. La portada representa un árbol torcido, es algo así como una persona que tiene un problema y no ve la luz. El ser un árbol torcido, puede suponer un problema, pero eso no quiere decir que no pueda salir adelante. Este árbol, tiene la misma capacidad que los demás, sus hojas pueden seguir brotando a la luz del sol, como aquellas personas que están enfermas buscan la salida a su enfermedad, buscan la recuperación. Quizás este árbol no pueda inclinarse de nuevo por completo nunca, lo que sí que sabemos es que seguirá viviendo con el resto siendo consciente de que ser diferente no supone la exclusión social. Debemos recordar que: “Ser diferentes, nos hace ser únicos.”

Beatriz Martínez Elvira. He querido transmitir con esta imagen la recuperación. Las enfermedades mentales no tienen cura, es por ello que se habla de recuperación y es por ello también que quienes las sufren están condicionados a la medicación para controlarlas. Nunca se curarán, pero para llegar a una recuperación y aprender a convivir con su enfermedad, han de aprender a convivir también con su tratamiento. Es por eso que he puesto unos pies descalzos caminando, haciendo equilibrio sobre unos botes de pastillas, de tal forma que si esos botes no estuvieran el sujeto quedaría suspendido en el aire y caería también. El sujeto camina con ayuda de los medicamentos hacia la recuperación, ellos le marcan el camino, sin ellos no sería posible.

Eneko Lira Gómez. Se trata del bonsái y el amanecer del kimono del protagonista de “karate kid”. Durante la película el joven karateka se enfrente a multitud de problemas emocionales, los cuales se representan mediante el paralelismo de la ruptura en las ramas del bonsái, y como el sr Miyagi le aconseja a su pupilo; si las raíces son fuertes, el árbol se recupera.

Esther Iglesias Cañarte. He querido plasmar la idea de recuperación no como curación, sino como integración. Esta integración es a dos niveles, tanto de la persona con su enfermedad, con la que debe aprender a vivir; como de la persona con la sociedad, donde debe formar parte de forma integrada y completa. El proceso de recuperación es complejo, pero necesario para poder llevar una vida plena, en la que sea el paciente quien ponga orden y quien le de sentido.

Estíbaliz Curiel. El trabajo gráfico consta de varias imágenes. Éstas tratan de transmitir la idea de la metamorfosis de la mariposa (transformación de gusano de seda a mariposa). He elegido esta idea para tratar el tema de la recuperación, porque considero que aquellas personas con algún tipo de enfermedad mental, que no sepan afrontar o convivir con ella, son como los gusanos de seda, aun no se han transformado en lo que pueden llegar a ser. Aun no viven al 100% de sus posibilidades y se quedan ahí, en simples huevos sin eclosionar cuando pueden llegar a ser hermosas mariposas. Por otra parte, he decidido usar la idea de metamorfosis, porque no olvidemos que como tal, ésta conlleva un esfuerzo. Esfuerzo que habrán de realizar aquellos individuos que padezcan alguna enfermedad mental. Sin embargo, su esfuerzo se verá recompensado y podrán hacer, prácticamente, vida normal. Además, como podemos ver, la gráfica incluye la imagen de un interrogante que hace a la vez de rastro que la mariposa deja al pasar. Este interrogante trata de decirnos: ¿y tú?, ¿Qué eliges ser?, ¿Qué rastro vas a dejar?, ¿El de un gusano de seda o el de una mariposa?. Asimismo, como imagen de fondo he incluido la radiografía de un cerebro humano en representación de lo mental.

Goiatz Ugarte Cortaberria . He elegido una fotografía de una bicicleta queriendo transmitir el proceso de recuperación. Cuándo nuestro objetivo es aprender a montar en bicicleta, somos conscientes de que aprenderemos intentándolo una y otra vez, sin perder la esperanza. Lo mismo ocurre con el proceso de recuperación, también debemos ser conscientes de que podemos volver a caer, pero nunca hay que perder la esperanza de nuestro objetivo: la recuperación total.

Iker Azcoitia Antón. A la hora de realizar el diseño me he centrado en contar una historia, una vida. Es la vida de un chico que desde que le diagnosticaron la enfermedad, ha vivido rachas muy malas, otras mucho mejores, pero que en todo momento ha intentado llevarla en secreto. Un día una chica que le quiere mucho se entera de la enfermedad que tiene y le escribe una carta muy larga mostrándole todo su cariño y apoyo. Tanto tener cerca a personas que te quieran y que te ayuden como el darse cuenta de que se puede aprender a vivir con la enfermedad, son clave para recuperarse de las recaídas. En la portada muestro la carta ficticia de esa chica cuya postdata viene a ser el lema del número de la revista. Los renglones están escritos de forma ascendente, dando la sensación de que es un mensaje positivo. Encima de dicha carta hay una serie de fotografías que revelan los momentos más felices del chico (la foto de la izquierda) y otros que no lo son tanto (la foto de la derecha en blanco y negro mostrando únicamente una mitad de la cara, como si faltara algo en ese momento de su vida). Y en el centro la fotografía clave del mensaje. En ella el chico está disfrutando de lo salvaje de la naturaleza, el bosque, el sol… Un paisaje muy verde reflejo de lo bonita que puede ser la vida. Y detrás, acechando, la amenaza constante mirando directamente a la cámara. La enfermedad mental es el lobo que puede atacar en cualquier momento, algo que no se puede controlar. Y sin embargo parece haber una relación de proximidad muy extraña entre los dos. El chico sabe que el lobo estará constantemente detrás de él, pero eso ya no le impide disfrutar de lo que le rodea y vivir sin miedo a los ataques del lobo que no son más que las recaídas.

Jessica Ortes Recio. En muchos casos las recuperaciones son lentas y a menudo difíciles de llevar a cabo, por ello creo que nunca hay que olvidar que siempre deberíamos dejarnos guiar por una luz, por muy lejos que esta se encuentre en algunos momentos difíciles de nuestras vidas. Para enfatizar más esta representación, he insertado un poema que ayuda a valorar más si cabe este problema, dando una perspectiva al texto diferente y añadiendo un elemento simbólico como son las manos; "que todo está al alcance de nuestras manos".

Maite Abascal Herranz. Por una nueva primavera. La flor, en este caso, representa la vida, el florecer, el recuperarse. El desierto es la mente dormida o cansada donde parecía imposible que fuera a florecer nada, a llegar de nuevo la primavera. De hecho el slogan reza: Por una nueva primavera. Por la posibilidad de renacer de nuevo, de darle una nueva oportunidad a la salud y salir adelante, de donde se creía que era imposible. En definitiva, la recuperación es posible, hasta en lo más difícil, la esperanza es un grito a la vida, y la fotografía lo retransmite.

María Pagola Ferrer. Después del túnel, está la luz. Es una especie de reflexión para todo aquel con una enfermedad mental que trate de superarse y, lograr así, la ansiada recuperación. La esperanza es lo último que uno debe perder; puesto que bien sea por la familia, novio/a o amigos, se puede salir del túnel o agujero en el que cada uno puede estar metido, y conseguir ver la luz, lo positivo de la vida. Tener una enfermedad mental es algo con lo que hay que convivir, por lo tanto, tener la esperanza de llegar a estar bien, de ver la luz, es algo necesario en la mente de cada uno, pero sobre todo para todo aquel con el afán de recuperación.

Nahikari Oronoz Escudero. La recuperación en las enfermedades mentales es muy relativa, ya que con frecuencia no tiene recuperación, sino que se debe aprender a convivir con ella. En este sentido, he querido trasmitir que el paciente puede vislumbrar un hueco de luz a pesar de la oscuridad que lo rodea. La oscuridad sería la enfermedad que no le deja ver lo real, y la luz o el agujero es la recuperación del paciente.

Nora Mansilla Paramás. Para elaborar la imagen me he basado en valores que considero que son trascendentales en la vida de cualquier persona, pero mas aún para una persona que esta enferma y que no tiene posibilidades de cura. Dichos valores son el amor, la familia, la amistad, la lucha por el día a día, viajar y ver cosas nuevas, y en definitiva el apego a la vida, que es el don más preciado que poseemos.

Silvia Cabrilla Moreno. Algo tan común como una escalera, nos ayuda a representar la subidas y la bajadas que se dan en nuestras vidas, tanto a nivel físico como emocional. Nos sirve también, en este caso, como metáfora de la recaída y la recuperación de una enfermedad. Subir, evidentemente, no es tan fácil como bajar, pero cuando llegamos arriba, nos damos cuenta de que merece la pena el esfuerzo.

Xabier Herranz Prieto. La recuperación de enfermedades mentales es un camino largo que muchas veces ni siquiera tiene fin. Por eso para la portada he elegido una carretera la cual se pierde en el horizonte, expresando ese camino largo y difícil. Los dos pies que se ven en la foto significan el esfuerzo y el primer paso que hay que dar para emprender el camino a la recuperación y están descalzos ya que ese proceso requiere mucho esfuerzo y tiempo.

Xandra Álvarez Allende. Quiero tratar de expresar las dificultades que puede tener un enfermo a la hora de recuperarse. Por eso, al principio puede encontrarse con numerosas trabas, identificándolo con el zig-zag de la acera como una especie de metáfora. Pero, al final del camino está la luz que lleva al camino recto, correcto. Con mucho esfuerzo y empeño, cualquier enfermo mental en una situación complicada puede encontrarse a sí mismo y hacer una vida cotidiana normal y corriente.



A quién le hayan interesado estas imágenes y disponga de un poco más de tiempo, siempre podrá visitar la exposición completa o cualquiera de las anteriores en:


Y por supuesto, quien quiera ojear los contenidos de la revista, puede hacerlo de forma gratuita aquí.


BIBLIOGRAFIA.


Sagasti, N. Portadas para NORTE de salud mental. Norte de Salud Mental, 2006. 25: 123-25. Accesible aquí.








-----oOo-----