domingo, 24 de febrero de 2013

251. Condenados

Hace unos días, en el grupo de psiquifotos en Facebook, hubo quien oportunamente nos anunciaba la próxima publicación de un libro sobre la situación de los enfermos mentales en los países menos favorecidos de África.

Se trata de "Condemned", trabajo fotográfico por el que el neozelandés Robin Hammond ha sido merecedor del Premio FotoEvidence para este año, precisamente galardonado con la edición de dicho libro coincidiendo con una importante exposición colectiva que tendrá lugar el próximo octubre en Nueva York. Un proyecto de larga duración, que fue ya expuesto en septiembre de 2012 en el festival de fotoperiodismo Visa Pour l’Image.

El colectivo de FotoEvidence, que ellos mismos se subtitulan “Documentando la injusticia social”, explican que la fundaron para continuar con la tradición de utilizar la fotografía para llamar la atención sobre las violaciones de los derechos humanos, la injusticia, la opresión y los ataques a la soberanía o la dignidad humana dondequiera que ocurran.


Cada año, el Premio del Libro FotoEvidence reconoce un proyecto fotográfico que documente la evidencia de una violación de los derechos humanos. El proyecto seleccionado se publica en forma de libro como parte de una serie dedicada a rendir homenaje a la labor de los fotógrafos, cuyo compromiso y coraje desvela verdades dolorosas, creación así conciencia e intolerancia hacia las violaciones de la dignidad humana.


Robin Hammond explica acerca del proyecto: “Empecé a documentar la vida de los enfermos mentales en los países africanos en crisis en un intento de dar a conocer su situación. He viajado a las zonas devastadas por la guerra del Congo, el sur de Sudán, Somalia y Uganda. Pasé mucho tiempo con los desplazados en los campamentos de refugiados de Somalia y Kenia. En Nigeria fui a ver el impacto de la corrupción sobre las instalaciones para los enfermos mentales.

Después de 12 años de documentar las cuestiones de derechos humanos, nunca me he encontrado con un asalto mayor contra la dignidad humana. Estas personas son invisibles y por lo tanto se ignora su sufrimiento. Quiero ver este trabajo publicado para que el desconocimiento no pueda ser utilizado como una excusa para la inacción.


Algunos han sufrido un trauma severo que ha llevado a la enfermedad. Otros nacieron con discapacidad mental. De cualquier manera, en los países donde las infraestructuras se han colapsado, donde el desplazamiento ha alejado a los enfermos mentales de los servicios, el tratamiento suele ser el mismo: una vida encadenada
”.

(Leer más acerca del proyecto de Hammond).

Y para quien quiera conocer ahora parte del trabajo, puede hacerlo aquí.




-----oOo-----



Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.

Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.