jueves, 13 de noviembre de 2014

281. Del Hospital a Ciempozuelos.

Hace unas semanas, una buena amiga psiquifotera llamaba mi atención sobre una fotografía publicada hace algo más de un siglo en ABC. Y tengo que agradecérselo muy efusivamente, porque ciertamente la foto tiene su interés. Estoy seguro que el resto de entusiastas psiquifoteros estaréis muy de acuerdo conmigo.

Las visitas a los hospitales psiquiátricos, como recurso de entretenimiento para la población general, han sido un práctica largamente mantenida en muy diversos lugares, llegándose a cobrar la entrada como en cualquier otro espectáculo público. Otras veces, la curiosidad popular por lo que pudiera ocultase tras los muros institucionales ha sido satisfecha aprovechando los días de "puertas abiertas" que, coincidentes con diversas festividades, permitían a propios y extraños deambular con cierta libertad por las instalaciones.

Y cuando, por la distancia o inexistencia de un manicomio cercano, esto no era posible, fue la propia prensa escrita y gráfica la que se ocupó de relatar lo que sucedía intramuros, todo ello aderezado de convenientes dibujos y fotografías.

Una práctica, la de las visitas virtuales a diferentes manicomios a través de las páginas de revistas y periódicos, a la que quizás algún día dedique alguna entrada en el blog donde recoger imágenes fotográficas de aquellas que trufaron las noticias.

Sin embargo, la foto de la que hoy nos ocupamos, precisamente por su sencillez y aparente naturalidad, supera a todas ellas en intensidad simbólica y creo que nos ayuda mucho a la hora de entender como tuvieron que ser considerados los enfermos mentales en aquella época.

En la imagen, observamos un pequeño y compacto número de mujeres de todas las edades que miran, entre desconcertadas y divertidas, a la cámara que parece les aborda por sorpresa. El pequeño grupo, empujado por 2 o 3 monjas cerrando el pelotón, atraviesa un espacio abierto de la ciudad (al aparentemente glorieta de Atocha) en un soleado día, pareciendo dirigirse con cierta prisa a algún lugar. Encabezando la comitiva, vemos a un bigotudo joven con mandil que lleva del brazo a un par de ellas aparentemente no muy convencida de ese destino final.


La instantánea fue publicada un buen día de 1906 en ABC, y no precisamente tuvo que pasar desapercibida, ocupando ni más ni menos que la parte media superior de la página 6 del periódico, con el siguiente pie de página: "Del hospital al manicomio. Madrid. Conducción de dementes desde el Hospital General a la estación del Mediodía para su traslado al Manicomio de Ciempozuelos en la mañana de ayer".


Y bajo la foto de la conducción de las dementes, otra festiva imagen del Palco Presidencial de "La becerrada de los camareros".


Un poco más adelante, en la página 12 en un breve suelto bajo el encabezamiento de "Noticias y sucesos", se ampliaba un poco la noticia, que aquí dejo retratada y que cada cual reflexione sobre lo escrito.


BIBLIOGRAFIA.

Óscar Martínez Azumendi. De visita por los manicomios con la prensa escrita y gráfica de finales del XIX y principios del XX. En: Simón Lorda, D. Gómez Rodríguez, C. Cibeira Vázquez, A. Villasante, O. (Eds.). Razón, locura y sociedad. Una mirada a la historia desde el siglo XXI. Colección Estudios 51. Asociación Española Neuropsiquiatría. Madrid, 2013. 293-314. ISBN: 978-84-95287-69-4. Accesible aquí.




-----oOo-----





Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.
Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.

4 comentarios:

Joan Vendrell i Campmany dijo...

Curioso y a la vez muy interesante esta fotografía publicada en ABC de Madrid, así como su comentario.

David Simón dijo...

Muy bueno!

JM dijo...

Genial la fotografía...y el comentario.
Su estancia en el hospital pareceria un juicio, en el que se les denomina alienados y se les confina en el manicomio.

maria.armas dijo...

sorprendente la ilustración de este viaje!!!
Parece que empezamos a descubrir los numerosos viajes de los dementes por toda la geografía española.