lunes, 12 de julio de 2021

424. Quinta Guadalupe. De palacio indiano a sanatorio neuro-psiquiátrico de gran lujo



Puesto en racha con el sanatorio mental para caballeros de Málaga, me he acordado de otros folletos anunciando uno más de aquellos ampulosos sanatorios neuropsiquiátricos privados de época, en este caso entre los años 20 y 30 en Asturias, con una curiosa historia en sus orígenes y que hoy se ha adaptado a los tiempos acogiendo una interesante institución que tiene que ver con sus orígenes.


La historia resumida del edificio se remonta a 1904, cuando Iñigo Noriega Laso, asturiano de origen y emigrante de joven a México, tras hacer fortuna en aquellas tierras levantó en Colombres (Asturias) una imponente mansión a su vuelta como "indiano", la denominación coloquial del emigrante español en América que retornaba enriquecido.

No parece que fue la más grande de las mansiones que poseyó, pero sí quizás la más espectacular, dotada de instalaciones desconocidas en otras viviendas, como calefacción, baños turcos con piscina y fregaderos en el semisotano, tal y como aquí se relata y donde remito a quien quiera saber algo más sobre "el elefante blanco", que es el curioso nombre con el que se la conoce por aquellos pagos, incluida la creencia de que el presidente de la república de México, Porfirio Díaz, había sido invitado a visitarla, si bien nunca llegó a hacerlo tras ser derrocado por la revolución, que arruinó igualmente a Noriega.

Tras diversos avatares y varios años deshabitada, se reconvirtió en sanatorio psiquiátrico de lujo, bajo la gerencia de Manuel Noriega, hijo del indiano. La dirección médica fue encomendada a Manuel Villar Escandón, discípulo de Lafora, y su inauguración se acompañó de cierto eco social.

Con el inicio de la Guerra Civil, las instalaciones fueron confiscadas para ser transformadas en hospital de sangre, debiendo ser trasladados los enfermos primero al palacio de Vidiago, residencia de la madre del Dr. Villar Escandón, y más tarde a una de las galerías de las cuevas Maragoteu, de ahí los comentarios de algunas personas que dijeron haber pasado la guerra "en la cueva de los locos" (aunque debo avisar que esto lo copio de Facebook y vete a saber la fiabilidad que tiene).

Ahora, dejémonos de letras y entretengámonos mejor con los santos, que saco de los folletos publicitarios a los que me refería al inicio. El primero, impreso en una única hoja con varios dobleces; el segundo, un pequeño librito con cerca de una veintena de páginas que incluyen aquellas tomadas por Pepe, de Llanes, y que reprodujo ABC en 1928.

Pero antes de sorprendernos al compararlos con otros entornos hospitalarios menos apetecibles, me voy a permitir una breve consideración que creo bien merece la pena. A la vista de las imágenes es fácil imaginarse que las personas allí ingresadas disfrutarían de un aspecto (vestimenta e higiene) y atención (alimentación y cuidados) que muy poco tendrían que ver con esas otras alucinantes visiones de los grandes manicomios de época. Un contraste que bien puede servirnos como testimonio y ejemplo de que la enfermedad mental, independientemente de la discapacidad funcional que pueda conllevar aparejada, tal y como se representa en el imaginario social, tiene mucho que ver con las condiciones en que ha sido atendida y al deterioro asociado al descuido y falta de estimulación, si no directamente maltrato, en las macroinstituciones manicomiales.
 












Entrada principal



Fachada principal



Fachadas S. y E.




Fachadas S. y O.



Fachada al E., terrazas y vista parcial del parque



Salón de visitas



Detalle del hall



Detalle del hall



Sala de recreos


Comedor






Detalle de varias habitaciones



Entrada al parque y verja del mismo



Avenida de tilos



Una vista del parque y dependencias del sanatorio



Detalle de un cuarto de baño



Un departamento de clínica y exploración

Tras la Guerra Civil, el edificio fue reconvertido en hogar infantil de Auxilio Social, para finalmente convertirse en la sede del Archivo de Indianos y del Museo de la Emigración de Asturias, lo que le ha permitido librarse de la ruina como otros muchos palacetes de este tipo, aunque al parecer sobreviviendo a duras penas.


BIBLIOGRAFÍA.



Colombres (Asturias). En el Sanatorio "Quinta Guadalupe. ABC. 6 julio 1928: 12. Accesible en https://www.abc.es/archivo/periodicos/abc-madrid-19280706-12.html



Sanatorio Neuro-Psiquiátrico Quinta Guadalupe. Folleto publicitario. Colombres (Asturias). Sin fecha.











Sanatorio Quinta Guadalupe. Librito publicitario. Colombres (Asturias). Sin fecha.












Dolores González Pastor. La Quinta Guadalupe y Colombres: el sueño de un indiano. Jot down. Contemporary culture mag. Mayo 2014. Accesible en https://www.jotdown.es/2014/05/la-quinta-guadalupe-y-colombres-el-sueno-de-un-indiano/





-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright. Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.


No hay comentarios: