lunes, 1 de octubre de 2012

239. Relaciones fotografiadas: 2) Phil and me.

En la entrada anterior la pareja protagonista fueron dos desconocidos, uno de ellos aquejado de esquizofrenia, que el azar quiso se encontraran en un club de baile, para perdurar su amistad a la vez que era retratada regularmente a lo largo de los años.

En esta ocasión los protagonistas se relacionan entre sí con lazos de sangre, padre e hija que un buen día establecieron un curioso juego compartido con las cabinas de fotomatón como testigos mudos de su especial relación. Finalmente es la hija, convertida en fotógrafa, quien siguió retratando a un complicado padre aquejado de una grave enfermedad mental e investido de contradictorios sentimientos.


Nos lo cuenta Irantzu:

Amanda Tetrault es una fotógrafa que vive en Montreal, Canadá. Después de graduarse en el Dawson College, trabajó en los dos talleres de fotografía principales de aquél momento, uno en Maine y otro en Italia. Pasó los siguientes dos años en Nueva York trabajando con el fotógrafo de National Geographic Steve McCurry. Con el tiempo, fue incluida en "Carte Banche”, un compendio de la fotografía canadiense, como una fotógrafa de documentales líder, seleccionada “Compañera 2005/2006 de las artes visuales” en el Centro de Arte Plástica de Provincetown, y su trabajo ha aparecido en importantes revista y diarios de medio mundo. Las fotografías de “Phil and me”, fueron también galardonadas por el Consejo Canadiense de las Artes Emergentes.



"Phil and me" es un documento personal que muestra el uso que una hija da a la fotografía para tratar de mantener la relación con su padre y comprender su enfermedad. Es un libro que plasma la humanidad de todas las víctimas de la esquizofrenia y busca aumentar la conciencia pública de las personas con enfermedad mental. Se trata de un intento de reconocer el valor y la contribución de los que sobreviven a las pesadillas y los sueños de la esquizofrenia.






El libro es la exploración de Amanda del mundo de su padre, Philip Tetrault, que ha vivido con esquizofrenia desde que comenzó en la Universidad de McGill a los 21 años. Philip fue un poeta promesa, aclamado por Leonard Cohen como uno de los mejores poetas jóvenes en Canadá en 1986, antes de caer enfermo.




Moviéndose a través de los cafés y parques de Montreal, con su habitual vaso de vodka en la mano, muchos de sus conocidos son niños de la calle, ardillas, cuervos y gaviotas... La realidad de su día a día refugiada en las fotografías y sus poemas.







"Phil y yo" cuenta la historia de muchos a través de la experiencia de uno, y da voz apasionada de aquellos que rara vez hablan y son aún más rara vez escuchados.



La historia de Phil se llevó también a la pantalla con una película documental, “La descripción de los mendigos” (2005), dirigida por su hermano Pierre Tetrault (director de dramaturgo, actor y director de escenario) y que ganó el Premio al Mejor Documental en el Festival de Cine Independiente.

http://1heckofaguy.com/2010/03/20/phil-tetrault-leonard-cohen-friends-and-poets-from-this-beggars-description/





Sin duda quien mejor puede explicar la historia de Amanda Tetrault es ella misma, como lo hizo en “The Guardian” el 22 de Agosto de 2004:



“Nací en Montreal, Canadá, el 16 de junio de 1977. Phil y mi madre, Natalie, se conocieron en la Universidad McGill en Montreal. Ella tenía 18 o 19 años y mi padre estaba a punto de cumplir 22. Había comenzado un programa de antropología, que luego abandonó - tuvo su primer episodio de esquizofrenia cuando tenía 21 años. (…) La primera vez que mi madre se reunió con él que estaba dando panfletos, ella pensó que era muy guapo. Volvieron a encontrarse a través de un amigo en común y ella se enamoró perdidamente de él y luego se fueron juntos. Ella me tuvo cuando tenía 21 años.







Mi primer recuerdo de él es cuando trató de suicidarse, (..).





Cuando yo tenía tres años, mi madre no podía vivir más con él. Era imposible: me tenía a mí, a quien procuraba el mayor bienestar y él estaba muy perturbado. Así que finalmente le dejó.







Tras marcharse, ocurrió este episodio en el que trató de suicidarse en la nieve. Salió desnudo, hacía mucho frío y perdió los dedos del pie. Se desmayó, sus pies se gangrenaron y tuvieron que amputárselos. Pensaron que nunca volvería a caminar correctamente de nuevo. Así que uno de mis primeros recuerdos es de caminar con mis padres, y comprender que no podría columpiarme nunca más. Ambos solían agarrarme cada uno de una mano y balancearme, pero ya no podría hacerlo más porque él no podía caminar.







No hay duda de que hay factores desencadenantes de los episodios. Sin embargo, tengo claro que la esquizofrenia es de origen genético. O lo tienes o no. Phil tiene dos primos hermanos que también la sufren. Uno de ellos se institucionalizó a una edad muy temprana. (…). A su otro primo le veía de vez en cuando en las calles de Montreal. Él, a diferencia de mi padre, tomó su medicación (…).







Puedo contar el comienzo de un episodio de Phil. Mi madre y yo pudimos verlo. Se puso nervioso, miraba a su alrededor y empezó a decir cosas sin ningún sentido. Así que le decíamos, “¿Qué estás pensando? ¿Estás escuchando cosas?”







El mismo ciclo una y otra vez. Donde quiera que mi madre se fuera después de que dejó de vivir con nosotras, él vendría y se quedaría por un tiempo. Y ella sería feliz, porque le gustaba que viniera cuando estaba bien, pero entonces tendría otro brote, y llegaría a casa pidiendo dinero, delirando, ¿sabes? Loco. Y mi madre tendría que tendría que echarlo. Siempre el mismo drama.







Cuando tenía 12 años mi madre me dijo, 'No más'. Nos mudamos y no le dio nuestra dirección. Fue un gran alivio para mí. Años más tarde, yo todavía tenía pesadillas en las que él sabía dónde estábamos y venía a la puerta agresivo, y tratábamos de mantenerlo fuera. Sin embargo, él respetó la decisión. Podría haber encontrado muy fácilmente donde vivíamos y no lo hizo.







Su madre continuó viéndolo todas las semanas. Ella lo alimentaba, le daba una muda de ropa y algo de dinero. Si él no se presentaba ella sabía que estaba enfermo, o demasiado borracho, o lo que fuera.







Cuando mi abuela murió hace cuatro años, mi madre decidió ayudar como ella lo hacía a Phil, en su memoria. Así que ahora ella se asegura de que tenga ropa y le da el dinero que mi abuela le daba todos los domingos.







Él sigue siendo parte de nuestras vidas. Sólo que no puede cruzar esa frontera de entrar en el hogar, porque una parte del tiempo que está bien, pero muchas de las veces no lo está. Bebe .El alcohol anula los efectos de la medicación y aumenta efectos secundarios, y embota los sentidos. También mantiene el frío cuando se vive en las calles.







Phil nunca ha trabajado, pero siempre por escrito poesía (…). Tengo páginas y páginas de sus poemas. Recientemente, su hermana le ayudó a hacer fotocopias de algunos de ellos y los vende a dos dólares, o algo así, a la gente en la calle.









Él no piensa, 'Oh, tengo que salir de las calles ". El suyo es un mundo diferente. Hay un ritmo diferente.





(…) Para mí, las fotografías son una cosa muy personal y muy dirigidas a deshacerme de la vergüenza que me rodeaba al tener un padre con esquizofrenia. No se lo dije a nadie hasta que tenía 19 años, y cuando lo hice, mis amigos fueron un gran apoyo.





(…) Antes de eso, todo lo que podía pensar era: "¿Qué pensará la gente?" Me daba vergüenza. Las fotos están para ver la belleza. Los demás siempre ver lo peor en las personas que se parecen a Phil. Pero las cosas no son lo que parecen. Ellos no saben, por ejemplo, que tiene una hija. Muchas veces con Phil, he experimentado reacciones de otras personas con él. Cuando nos hemos sentado en un café, y alguien viene a mí y decir, '¿Es que te molesta? " o "¿Te puedo ayudar?" Es horrible para él y para mí.







Todo es cuestión de apariencia, de lo que suponemos. Lo he sentido, y sé que sus historias. La policía lo trata como una mierda. La gente lo trata como una mierda y eso me hace enojarme tanto…







Ahora que está en la cincuentena, la enfermedad no es tan mala como lo fue cuando era un adolescente. Está tomando su medicación y ahora puede verse que es muy inteligente, muy divertido, y realmente agradable. Siempre lo ha sido. A día de hoy me da dinero cada vez que puede.







La última vez que mi madre y yo lo vimos, nos encontramos en un café en Montreal y se limitó a decir: "Soy el hombre más afortunado del mundo", porque estábamos juntos."





Lo que más me ha impresionado del libro son dos cosas: la primera, que está plasmado en él un trabajo de años. Que Amanda empezó a fotografiar a su padre, a pesar de todos los problemas que hubo en su casa, siendo muy joven, y en las propias fotografías se nota la evolución tanto de ella como de él y su relación.







La segunda, el cariño con las que las fotografías están plasmadas. Me parecen arte en estado puro. Una expresión perfecta de muchas emociones rodeadas todas ellas por el cariño, la comprensión, y la ACEPTACIÓN de Phil.







Puede que sea lo que nos falta por aprender muchas veces: aceptar incondicionalmente a la persona, con sus virtudes, sus defectos, su salud y su enfermedad. Con sus puntos fuertes y sus debilidades.

Aunque es una de las primeras premisas para, por ejemplo, una psicoterapia, cada vez me doy más cuenta de que es probablemente lo más difícil. Porque aceptar significa dejar a un lado prejuicios, diferencias, contradicciones… y creo que, lo que más difícil nos resulta (o al menos a mí), es que cuando aceptamos incondicionalmente a alguien, abrimos parte de nosotros. La cedemos a un espacio mutuo, al de la relación. Tendemos una mano que puede o no ser aceptada. Y no todos los días estamos preparados para ello. Esperemos, al menos, ser conscientes de ello para empezar a dar pasos hacia su remedio… porque todos merecemos que, en un momento difícil, alguien nos acepte sin condiciones y nos tienda esa mano.







Y, para terminar, parte de una carta que Amanda publicó en un periódico dirigida a su padre, y que podría estar dirigidas a muchos de los pacientes que he conocido:



“Phil, te perdono por ser tan imbécil y haberme asustando tantas veces en los últimos años, por no estar ahí siempre, por no tomar las píldoras y por beber demasiado. Y te doy las gracias por intentarlo de todos modos, por amarme como lo haces, queriendo darme todo lo que te ha quedado, y por ser un tipo decente, inteligente y divertido. Gracias por mostrarme la calle, las ardillas y los cuervos, y por hacerme ver muchas otras partes.

Esto es para ti y para mí y para cada madre, padre, hija, hijo, hermano, hermana, marido, mujer que ha tenido que vivir con o junto las enfermedades mentales.



Te quiero, Mandy xo”








I.G.L.



----------------------------------------------------------------------------
La serie completa relacionada con las "Relaciones fotografiadas":

238. Relaciones fotografiadas: 1) Midnight.
239. Relaciones fotografiadas: 2) Phil and Me.
241. Relaciones fotografiadas: 3) The book of Beth.
242. Relaciones fotografiadas: 4) Picture imperfect.
243. Relaciones fotografiadas: y 5) Where I am now.

250. TOC, TOC, TOC... 1) A la sombra de las cosas.

----------------------------------------------------------------------------



BIBLIOGRAFIA.







Tetrault, Amanda. Phil and Me. Trolley Books, 2004. Parcialmente accesible aquí.











Tetrault, Amanda. Father dear father. The Guardian, Sunday 22 August 2004. Accesible aquí.



Portrait of Schizophrenia. Time Photoessay Multimedia. 18 marzo 2008. Accesible aquí.







-----oOo-----





Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright.



Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.





2 comentarios:

Maia dijo...

Excelente entrada. Una historia conmovedora que invita a la reflexión.
Un saludo.

pilar dijo...

son imágenes impactantes, transmiten muchas emociones intensas tanto de ternura como de tristeza, me han gustado mucho