lunes, 9 de julio de 2018

361. Premio PSIQUIFOTO '18.


¡10 años! ¡Una decena! es lo que cumplimos este verano con la convocatoria del premio psiquifotero este. Es verdad que los años parecen pesar, y últimamente la frecuencia en el número de las entradas publicadas ha disminuido, además de que la participación en convocatorias anteriores no es como para echar cohetes... Pero, la verdad, es que uno tiene su corazoncito, y me da pena abandonar lo que se me ha convertido en una tradición veraniega. Así que, una vez más, aquí está la interesante propuesta para este año.

Un cumpleaños que, como decía, no resulta uno cualquiera. No sé si diez son muchos o pocos, pero echando la vista atrás esa decenita se me antoja una eternidad. ¡cuanto tiempo frente a la pantalla del ordenador enfrascado en la preparación y diseño de las entradas!, ¡cuántas cosas aprendidas! (aunque muchas de ellas hayan sido intrascendentes), pero, sobre todo, cuantos nuevos contactos y proyectos iniciados y desarrollados a partir del blog. ¡Gracias a todas esas personas que a lo largo de los años me habéis demostrado interés con el trabajo y dado ánimos para perseverar!. Solo con esto último me tengo que dar por muy satisfecho. Ahora, solo me queda mentalizarse y tirar otros 10 años más.

Pero no quiero aburrir más con estas sensiblerías, y, volviendo a lo nuestro y para los recién llegados, simplemente recordar que el Premio Psiquifoto no es más que el intento de seleccionar la que podríamos considerar la mejor Psiquifoto publicada cada curso en el blog.

La mecánica resulta muy sencilla, simplemente se trata de animar a cualquier visitante a votar por una de las 10 imágenes seleccionadas como candidatas al premio (bajo su título y autor, para quien quiera conocer algo más de ella, hay un enlace a la entrada del blog donde fue publicada), seleccionando aquella que le llame más la atención por los motivos que fueran (estéticos, contextuales, mensaje...).

Para votar, se puede hacer en este enlace, así como hay disponible la misma encuesta en la columna de la parte derecha de la pantalla, que permanecerá abierta hasta las campanadas finales de este año 2018. La psiquifoto ganadora y las finalistas serán públicas al inicio de 2018, cuando pasarán a incorporase al palmarés de ganadoras en ediciones anteriores:


Y ahora, tras animar a la participación, solo queda agradecer un año más el acompañamiento, desear unas ¡Felices vacaciones! y reencontrarnos a la vuelta.



Fotografías candidatas al Premio PSIQUIFOTO'18.


1. Preparada para saltar. (Bob Johnson, 1962).
Entrada: 345. ¿Werther o Papageno?


El suicidio es una especie de plaga silente que asola el mundo a todo lo largo y ancho de su geografía y que, por diferentes condicionantes culturales, sociales, religiosos y económicos, tiende a estar “infra-diagnosticado” e insuficientemente abordado de forma preventiva. En este sentido, se alerta ante la posibilidad de que algunas noticias de corte sensacionalista sobre suicidios, ocasionalmente pudieran inducir conductas de imitación, lo que se ha venido a denominar “Efecto Werther” (también “Copycat”). Psiquifotos no es insensible a este debate, y desde un principio me he mostrado ambivalente ante la posible inclusión de imágenes de suicidios, aunque eso no sea óbice para que dichas imágenes no existan, o que su ocultación implique la inexistencia de lo retratado. En este caso, la joven sobrevivió a la caída con lesiones menos graves al caer entre los arbustos al pie del edificio.


2. Huella dolorosa del trauma (Eneko Cajigas, 2017).
Entrada: 346. Sombras de la mente. Colaboración entre una psicóloga y un fotógrafo.


Experiencias como el duelo, la violencia familiar, el abandono... generan incredulidad, ira, derrota, sensación de culpa o soledad, que cuando no se logran gestionar se convierten en traumas. Según los artistas, psicóloga y fotógrafo, su trabajo invita a abrir los ojos al trauma, a reconocer nuestras heridas y reconocerse cada uno como es, porque toda superación comienza con un despertar.


3. Insulinoterapia (Anónimo, 1960).
Entrada: 348. No le dimos nada, se hacía el dormido para la foto.


La insulinoterapia se incluía, junto a las terapias cardiazólica y electroconvulsiva, como “terapias de choque”, tratamientos temidos por las personas que los sufrieron y abandonados, salvo la tercera, ya hace tiempo. La foto, escenificada para la ocasión como aclara su pie, llamó poderosamente mi atención precisamente por el contraste entre el temido tratamiento y la docilidad o complicidad con la que el paciente acepta posar como recuperándose del terrible coma. A la vez que sus protagonistas en la “reanimación” aparecían ante mí, o bien como pidiendo disculpas al aclarar que ningún mal habían infligido al "paciente paciente", conocedoras de lo mal aceptado del tratamiento, o bien simplemente se mostraban divertidas por lo inusual de la situación.


4. Obsequiosidad y sentimentalismo (Marcellus Cayré, ca. 1861).
Entrada: 352. Marcellus Cayré. "Un médico artista".



Marcellus Cayré (1829 - ca. 1880), descrito como “un médico artista”, fue uno de los pioneros en utilizar la fotografía en psiquiatría. Reunió una importante colección iconográfica con fines de investigación y docencia. La colección referenciada, datada entre 1861-62, fue una de las primeras en recoger los retratos de personas con diferentes diagnósticos psiquiátricos y compendiada en forma de álbumes. Quien le iba a decir a nuestro amable y sensible amigo que iba a ser protagonista 150 años después.


5. De visita escolar al manicomio (Aaron Tilley, 2016).
Entrada: 353. Una visita escolar al manicomio de San Baudilio.


La imagen, de 1913, es una de las que se tomaron durante una excursión de estudiantes de último año de medicina al manicomio de San Baudilio.Allí, al aire libre, se presentaron clínicamente cinco de las mujeres hospitalizadas en el manicomio. Una visita de la que, de forma sorprendente para nuestros ojos, se hizo amplio eco la prensa gráfica de la época, lo que afortunadamente nos permite hoy hacernos una idea visual de la misma y de sus circunstancias acompañantes. Pero sobre todo, podemos fijarnos en cada una de las cinco protagonistas, algunas en actitud de ocultarse, y cada cual imaginar sus sentimientos.


6. Soñando cuentos de hadas (Gonzalo Azumendi, ca. 2015).
Entrada: 354. Un "psiquifotógrafo" de cuentos de hadas.


Hay un último apartado en psiquifotos bautizado como “psiquifotógrafos”. Un título obvio bajo el que recoger la producción fotográfica, tenga que ver o no con la salud mental, de los propios profesionales o personas que se hayan formado o trabajen en el campo "psi". Y, entre ellos, no podía olvidarme de uno muy especial, mi querido hermano, de nombre artístico Gonzalo Azumendi.


7. Su última foto (Marco J. Suárez, 1965).
Entrada: 355. Los "enamorados suicidas del Sisga". De insólita psiquifoto, a icono del pop.


Se enamoraron, se retrataron y acabaron con su vida juntos. Nos dejaron su imagen en una inesperada fotografía, que me ha mantuvo pensativo frente a ella en el momento que la conocí. ¿Quienes eran?, ¿qué futuro soñaban para ellos?, ¿qué les llevó a fotografiarse y qué pensaban en el momento de posar frente al fotógrafo?, ¿porqué dieron el fatídico paso final?... Sin embargo, no fueron esos, o cualquier otro de los muchos interrogantes que pueden asaltar al espectador, los que motivaron que los enamorados suicidas se convirtieran en icono del arte pop colombiano e internacional.


8. Urbex (F., 2018).
Entrada: 357. De exploradores urbanos por el psiquiátrico abandonado de Toén (Ourense).


Ejemplo de fotografía del subgénero “abandoned” o “Urbex” (explorador urbano), como han venido a llamarse y donde los manicomios abandonados podrían entrar dentro de lo que denominan "Urbex noir" o "dark" (exploración de lugares asociados a la muerte o la tragedia), lo que les añade un plus de morbosidad inquietante que convoca, no solo a "fotógrafos Urbex", sino también a otra fauna de buscadores de sensaciones.


9. ¿loco o cuerdo? ¡Tramposo trampantojo! (Javi, 2016).
Entrada: 359. Pase misí, pase misá. Los cuerdos corren mucho, los locos se quedarán.


Decía que no sabía si el calificativo más apropiado para esta imagen era de “curiosa o entretenida”, pero sin duda si fue sorprendente cuando conocí la historia. Una historia de la que solo tiempo después descubrí la verdad, que solo descubrirá el lector visitando el blog.


10. Psiquifotonovelas (Anónimo, 1971).
Entrada: 360. Psiquifotonovelas.


Desde los albores psiquifoteros, he estado interesado en encontrar una fotonovela que abordara aspectos de salud/enfermedad mental, tanto por el interés en ver su tratamiento formal, como por las posibles recreaciones fotográficas de lo que sería una persona con enfermedad mental. Si bien en este caso, no se trata de una "psiquifotonovela", si recoge el interés que en los años del "aperturismo" los aspectos y teorías psicológicas despertaron en la sociedad.




¡Ahora... ya se puede votar AQUÍ MISMO o en la columna de la derecha!
(algo que cuanto más gente haga, más alegría dará al concurso)




-----oOo-----


Descargo de responsabilidad: He utilizado las imágenes sin ánimo de lucro, con un objetivo de investigación y estudio, en el marco del principio de uso razonable - sin embargo, estoy dispuesto a retirarlas en caso de cualquier infracción de las leyes de copyright. Disclaimer: I have used the images in a non for profit, scholarly interest, under the fair use principle - however, I am willing to remove them if there is any infringement of copyright laws.

No hay comentarios: